Blog Page Title

Ciudad Alfaro recibe 9 piezas arqueológicas con fines de investigación y conservación

Entre los objetos que se traspasaron constan restos de las Sillas de Poder, que son de suma importancia para nutrir los estudios. Estas fueron salvaguardadas por las Hermanas Largacha.

Las hermanas Largacha Cevallos, Pilar y Maruja, se han dedicado por más de 40 años a salvaguardar patrimonios culturales en el museo que les pertenece y que está ubicado en el centro de Montecristi.

En días pasados, 9 piezas referenciales de la cultura manteña que habían preservado fueron traspasadas al Centro Cívico Ciudad Alfaro, en el marco de la ejecución del proyecto arqueológico Hojas – Jaboncillo, con fines de investigación y con el propósito de evitar su deterioro.
Maruja confesó tener un sentimiento profundo, pues fueron tantos años que tuvieron esa la colección.

Algo que la reconforta es que “las piezas van a estar bien tratadas y en buenas manos. Todo esto ayudará al progreso de Montecristi”.

La tradición de la familia Largacha de comprar piezas nació de don Alfonso, el padre de ambas, quien se dedicó a adquirir objetos antiguos.

Pero fueron sus hijas Julia, Pilar y Maruja, las que definieron exponer las piezas en el museo que se levanta en la calle 9 de Julio y Manta, donde los turistas encuentran piezas de diversa índole.

Maruja confiesa que para preservar las piezas asistió a cursos de prehistoria con el profesor Francisco Huerta Rendón por 2 ocasiones y que además se dedicó a leer libros históricos. La familia Largacha nunca hizo excavaciones, sino que compraba lo que la ciudadanía encontraba.

La presidenta del Centro Cívico Ciudad Alfaro, Tatiana Hidrovo, indicó que el año pasado tuvieron la visita de estas hermanas manifestando la preocupación y el deseo de que la entidad que ella dirige pudiera comprar las piezas.

“Nosotros consideramos que podíamos adquirir estas piezas de la cultura manteña solo por ser un caso excepcional. Las piezas arqueológicas no deben tener precio, tienen valor que es distinto, sin embargo había que llegar a considerar un monto que les permitiera a ellas (las hermanas Largacha) tener una tranquilidad para  poder mantenerse económicamente”, señaló.

Idrovo destacó que la compensación ($ 15 mil) fue considerada justa por “todos los años de entrega de conservación y servicio que han prestado ellas”.

Consideró que debe haber una acción conjunta entre instituciones y ciudadanía para mejorar el museo en Montecristi. “El mejor homenaje a su obra es mantener siempre el museo con el nombre de las hermanas Largacha”.

Actualmente, las piezas están en el centro de investigación de Hojas-Jaboncillo, en su reserva y laboratorio. Aclaró que no van a adquirir más piezas, a no ser que hayan estado en manos de personas serias y que sean sillas manteñas o trabajo en piedra, “porque sabemos que son elementos que tienen mucha información especial sobre esa cultura”, expresó.

El arqueólogo Oswaldo Tobar explicó que se hará una evaluación para determinar en qué estado se reciben las piezas y que, luego de hacer la limpieza, se realizará el proceso de consolidación, es decir un diagnóstico.

“Hay que hacer el análisis específico para ver en qué estado está la conservación de la piedra. Después de eso, con los datos a la mano, recién estamos en condiciones de emitir un juicio en qué condiciones han quedado”. Las piezas son material de piedra, fragmento de brazos de silla y base de los asientos.
Tras los estudios a realizarse, las piezas podrán estar en exposición en el museo de Ciudad Alfaro, Hojas-Jaboncillo. (I)

http://www.telegrafo.com.ec/