Blog Page Title

Misteriosa muerte de ganado preocupa a los habitantes de Guamote

Habitantes de la parroquia Palmira, cantón Guamote, se encuentran preocupados por la muerte de más de 80 ovejas y terneros, los mismos que aparecen lastimados, con señas de ataques y desangrados.

Alrededor de 500 personas descendieron desde 12 comunidades hasta el ingreso a Totorillas, muchos con machetes en la mano, mientras que otros acompañaban a la población con palos y fierros.

En este sitio se organizaron con el fin de iniciar la búsqueda del supuesto animal que estaría causando zozobra a la población; se dividieron en grupos para localizarlo.

Desde hace una semana las personas dicen vivir con temor, en la noche los rebaños que reposan en los prados y pampas del sector han sido atacados, algunos han resultado lastimados pero debido a la fuerza de la agresión mueren solo horas después de ser encontrados.

Los signos del ataque que describieron los comuneros son que los hallan completos pero sin sangre y encuentran mordeduras en distintas partes del animal, por lo que la población ni las autoridades comprenden qué tipo de animal causa estas huellas.

Jaime Roldón Tenesaca -quien mantenía 5 ovejas y 2 terneros- indicó que en la noche escuchó un ruido que lo hizo salir de su vivienda, en compañía de su hijo acudieron al lugar que guardan el rebaño.

“Vimos el ataque de un animal a nuestras ovejas, cuando intentamos seguirle no lo alcanzamos y como lo hacen en la noche no podemos ver, 3 de mis ovejas murieron en ese momento y el resto estaba lastimado las patas por lo que tuvimos que sacrificarles” mencionó Jaime Roldón.

Una de las hipótesis que maneja la comunidad es que a 500 metros de los sitios del ataque existe el botadero de basura de Guamote, lugar en el cual existen una gran cantidad de perros que han hecho de este sitio su lugar de morada.

Debido a ello la población realizó un recorrido y con sus propios medios acabaron con la vida de 6 perros, mientras que otros canes intentaron huir pero la gente los siguió por las quebradas.

“Estamos desesperados y pensamos que pueden ser perros salvajes que atacan al ganado y lo que nos preocupa es que lastimen a nuestros niños que también suelen estar en el campo” indicó Juan de Dios Roldán.

Los habitantes de estas zonas viven de la agricultura y ganadería por lo que la pérdida de las ovejas representa graves problemas para el sustento de sus familias.

“Esto sin duda está causando no solo susto y miedo en la población sino problemas económicos, hemos bajado con las comunidades y se está organizando brigadas para que patrullen en la noche que es cuando se presumen los ataques” manifestó Gilberto Guaninga teniente político de Guamote. (I)

http://www.telegrafo.com.ec/