Blog Page Title

Legisladores están pendientes de las resoluciones limítrofes

Al cierre del plazo de dos años que estableció la Ley de Límites Internos aprobada por la Asamblea para que los gobiernos seccionales solucionen los conflictos limítrofes, varios asambleístas están pendientes de estos procesos. Algunos muestran su preocupación por zonas en las que aún no hay solución y existe malestar de la población.

El presidente de la Comisión de Gobiernos Autónomos Descentralizados, Richard Calderón (AP), adelantó la posibilidad de que una vez que concluya este plazo, la Asamblea y en particular la mesa que dirige, pueda llamar al Comité Nacional de Límites (Conali) para que informe los resultados.

Calderón señaló, por ejemplo, que el problema limítrofe de Las Golondrinas, entre Esmeraldas e Imbabura, subsiste y que como imbabureño espera que si ya no hay posibilidad de acuerdo amistoso se haga una consulta popular.

“Lamento que no se hayan podido establecer mecanismos amistosos, entiendo que entre los dos prefectos hay una acta en la que se ratifica que no existe esa posibilidad de acuerdo”, agregó Calderón.

Entre Azuay y Guayas todo estaría resuelto con un acuerdo entre las prefecturas. El asambleísta azuayo Diego Vintimilla (AP) dijo que se ha realizado el seguimiento al proceso y que serán los ciudadanos los que dirán si están a gusto con eso.

“El acuerdo que se firmó (entre prefectos) establece una zona bien pequeñita de Abdón Calderón que va a ir a consulta, el resto en teoría está solucionado… Como ciudadano estoy en contra pero, políticamente, nadie puede oponerse a la solución de limítrofes… La Conali técnicamente tendrá que pronunciarse”, señaló.

Ricardo Zambrano (AP) informó que los asambleístas y el prefecto de Manabí pidieron una resolución institucional para el sector de La Manga del Cura y que sea el Gobierno Nacional el que resuelva. El presidente Rafael Correa ya envió a la Corte Constitucional (CC) la propuesta de referéndum.

A Franco Romero (PSC), de El Oro, le preocupa el conflicto entre Arenillas y Huaquillas: “El presidente debería intervenir para que las poblaciones queden contentas y los alcaldes no pierdan credibilidad”. (I)

http://www.eluniverso.com/