Blog Page Title

Exmiembros de pandillas ahora ayudan a jóvenes

Han pasado más de 5 años y grupos como Ñetas, Latin Kings y Másters of Street no han protagonizado ‘guerras’.

“Cuando una persona está ociosa,  el diablo te baila en la mente”, es la frase que recuerda uno de los líderes de la Asociación Ñeta, al que llamaremos ‘Elías’, al referirse al mal camino que eligió en su adolescencia, desde los 15 años, cuando el destino le quitó a su padre.

En 2007, tres agrupaciones urbanas de mayor población en Ecuador: Asociación Ñeta, Reyes Latinos y Reinas Latinas de Ecuador (Latin King) y Asociación Másters of Street empezaron un proceso de paz para evitar más muertes y actos delincuenciales. Este compromiso fue ratificado el pasado martes con la firma de un convenio con el Ministerio del Interior.

Los objetivos son: fortalecer el proceso de institucionalización entre el Gobierno y las organizaciones urbanas; implementar acciones en los barrios y comunidades y organizar en conjunto actividades de integración y socialización.

Elías, de 28 años, cuenta que ahora como organizaciones buscan ayudar a los muchachos a que no caigan en el tráfico o consumo de drogas; tanto internamente como a personas que no formen parte del grupo. “Es una vida que termina mal. Los chicos deben entender que las mafias pueden vestirte de marca y darte dinero,  pero luego te quitan la vida y se olvidan de ti”, enfatiza.

La organización Ñeta, de acuerdo con el último censo que realizaron,  tenía 25.000 integrantes y en el período entre 1998, cuando llegaron al país, hasta 2007, fueron abatidos unos 100 miembros. ¿Por qué?  Por disputa de territorios.

“Era una cadena, si mataban a un Ñeta, habían 2 muertos más de la agrupación contraria.  Así nunca iba a terminar”, señala el joven, quien narra que los líderes se agruparon en búsqueda de un cambio por el amor a sus hijos, a sus esposas, a su familia en general. No querían que ellos corrieran peligro. “Ahora entiendo lo que sufrió mi mamá en silencio”, confiesa uno de ellos, quien añadió que lo peor que hizo fue matar a una persona.

“Una vez viajé a Santa Elena y un tipo me disparó 5 veces. Yo caí de rodillas y le di gracias a Dios por darme otra oportunidad. Cuando Dios tiene un propósito para tu vida no hay prueba que no puedas superar”, destaca Elías.

Oswaldo Huacón, líder del capítulo (conjunto) Santa María, en Sauces 8, en el norte de Guayaquil,  revela que ya han pasado más de 5 años sin guerras. “Salía de mi casa con 5 personas. Quisieron incendiar mi vivienda, lanzaron una bomba molotov a mi casa, donde estaba mi mujer embarazada”, relata.

El joven reitera que su objetivo es ayudar, sobre todo a los adolescentes a que no se pierdan en el mundo de las drogas, pero que para eso necesitan una ayuda comprometida de instituciones que no solo quieran tomarse una foto y “figuretear”. Que entiendan que con un taller o una charla no se erradica el problema. “No hay que pensar que solo los pobres consumen o pueden caer. A mí me dieron todo y fui peligroso”.

Además, expresa que ellos también necesitan apoyo, pues aunque su vida la transformaron, algunos son marginados o discriminados por la mala imagen que han arrastrado. “Hay muchos integrantes que tienen antecedentes penales y en los trabajos, así tengas un buen currículum con una carrera universitaria, te cierran las puertas”.

Otro problema es que son víctimas de extorsiones, según revelan, por algunos malos elementos de la Policía. Por ejemplo, un joven que pidió ser identificado como ‘King Baby May’, de la Corporación Reyes Latinos y Reinas Latinas, describe que una vez cuando iba en una moto con adhesivos de las coronas que representan la organización, lo detuvieron y como le encontraron 200 dólares en un canguro, lo calificaron de chulquero.

Ayer, en el parque de Sauces 8, miembros de los Ñetas y Reyes y Reinas Latinos conversaron con el teniente Franklin Cabrera, del circuito que comprende algunas etapas de las ciudadelas Sauces yLa Alborada y le comentaron esas novedades. “Antes eran mal vistos y ahora realizan trabajos comunitarios y de seguridad. También, mantienen las áreas limpias y hacen mingas”.

Respecto a las extorsiones, mencionó que la Policía está para apoyarlos y que en caso de cualquier queja en contra de algún agente o de la comunidad pueden acercarse a cualquier Unidad de Policía Comunitaria (UPC).

‘Burrito’, líder de los Reyes Latinos, indica que son cerca de 3.000 integrantes registrados en Ecuador. Que cuando empezaron el proceso de paz fueron expulsados 300 que no quisieron seguir la línea y se siguen haciendo llamar Latin King, pero no se rehabilitaron.

Además, contó que ellos también están trabajando en contra del microtráfico de droga. “Nos reunimos con los chicos y les contamos nuestras experiencias. Les decimos que el grupo no es de ladrones, de corrupción; sino que tiene como finalidad la unión de los latinos”. (I)

http://www.telegrafo.com.ec/