Blog Page Title

En La Alameda aún recuerdan el olor a gas y la ira ciudadana en contra de Gutiérrez

“El 20 de abril de 2005, quienes trabajamos cerca al Churo de La Alameda (centro de Quito) vivimos momentos dramáticos cuando los ciudadanos se cansaron y sacaron del poder a  Lucio Gutiérrez”, contó Marco León, de 48 años, quien desde hace 30 años labora lustrando zapatos en esa zona.

Recuerda que ese día fue ‘tan bravo’ que la gente salió no solo de sus casas y negocios a protestar, sino también empleados de la Función Judicial, del Registro de la Propiedad y muchos abogados que tienen sus oficinas en el sector.

Recabando en sus recuerdos, pero sin titubear, destaca que fue el pueblo de Quito el que salió a las calles a protestar, “fue la gente común la que se cansó de tanto baile que hizo Lucio, al cambiarse de uno a otro partido político. Además, porque nunca quiso escuchar al pueblo y por sus errores cayó”.

Ante la arremetida de la policía, usando gas lacrimógeno en contra de manifestantes, edificios y negocios de la zona, María Guanoluiza (que en ese entonces tenía 29 años) tuvo que guardar las golosinas que vendía frente al Congreso Nacional para ponerse a buen recaudo. Esto porque se dieron cuenta de que habían policías que no respetaban a nadie y empezaron a disparar sin ninguna precaución.

“Yo le hablé a un policía porque desde el Congreso disparaba con su pistola. Incluso le dije que sidisparaba lo haga al aire y no al cuerpo. La gentecorría asustada”, confirma León. Al parecer, eso enfureció aún más a la población y por ello salieron a protestar en distintos puntos de Quito.

Magdalena Caiza, quien desde hace 35 años vende ensalada de frutas en el parque La Alameda, recuerda que sí tuvo razón de ser la protesta contra Lucio, porque las cosas no eran tan caras, entre ellas los combustibles, pero que cuando él llegó al poder con sus ‘paquetazos’ encareció todo y afectó a la mayoría de ecuatorianos.

No recuerda que el gobierno haya hecho alguna obra en esa época, por ello también considera que tenía razón la protesta del pueblo.

Frente a los acuerdos políticos que actualmente está haciendo el Partido Sociedad Patriótica (PSP) con Pachakutiky el exbanquero Guillermo Lasso y otros políticos, personas consultadas ayer sostuvieron que “esa política es tan sucia que a veces uno ya no sabe a quién creer”. Aclaran que Gutiérrez o Lasso podrán candidatizarse, “pero el pueblo ya no les quiere por traicioneros, sino que desea gente nueva, con otras ideas y que, ante todo, escuche al pueblo y no solo a sus asesores”.

Guadalupe Tapia, tercera generación de propietarios del tradicional restaurante ‘Mama Pancha’, ubicado frente al excolegio Eugenio Espejo, a pocas cuadras del Churo de La Alameda, recuerda que como consecuencia de las marchas, la arremetida de la Policía con gas lacrimógeno y la crisis que se vivió en esa zona, los negocios tuvieron que cerrar.

“Aquí era la mata de las protestas, se cerraron los negocios porque no había cómo trabajar por la fuerza  de las bombas”, añadió. Sin embargo, no estuvo de acuerdo con que Gutiérrez saliera del poder, pero cree que sí era justo que la ciudadanía reclamara por los desacuerdos políticos y por no escuchar al pueblo, así como por traer al país al expresidente Abdalá Bucaram (PRE) y por el incremento en el precio de los combustibles.

Valerie Carmel, experta en temas sociales y participante de las ‘Jornadas 10 años del abril Forajido: Memoria y Cambio’, considera que la oposición de izquierda y agrupaciones como Pachakutik no aprendieron la lección. La jornada de debates en Ciespal fue organizada por esta institución y el Foro de los Comunes en Quito, como una forma de reencontrar a los forajidos 10 años después.

“Hasta ahora me sorprende que Pachakutik, después de lo afectados que quedaron por transar con Lucio, se reúna en este momento a hablar con Guillermo Lasso y con Gilmar Gutiérrez”, agrega Carmel. (I)

DATOS

Transcurridos 10 años de la ‘rebelión de los Forajidos’, Ciespal y el Foro de los Comunes reabren el debate público en torno a las movilizaciones sociales de 2005.

Hasta el miércoles, en Ciespal, en el norte de Quito, se realizarán las discusiones que cuentan con testimonios y gráficas de la jornada de protestas. Anoche se dieron varias intervenciones de personas que participaron de la jornada de movilización social de 2005, quienes de una u otra manera aportaron a aquel abril de los forajidos.

Un joven contó que en 2005 tenía 19 años y estudiaba Derecho en Quito, pero que poco a poco se fue implicando en las protestas sociales. Otro dijo que tenía 8 años cuando se dio la rebelión de los forajidos y ahora entiende su importancia.

A las 17:00 de hoy se presentará el documental ‘Militante y registro audiovisual de la protesta’. Habrá un conversatorio.

A las 18:00 de mañana se presentará ‘Públicos insurgentes, medios y proceso democrático’, a cargo de Marco Navas; ‘Politización de las clases medias y procesos de cambio’, a cargo de Ana María Larrea; ‘Crisis orgánica y (des)articulaciones hegemónicas’, con Valerie Carmel; y, ‘¡Que se vayan todos!’, con Franklin Ramírez.

http://www.telegrafo.com.ec/