Blog Page Title

Erupción de volcán Calbuco mantiene en vilo al sur de Chile y Argentina

Varias ciudades del sur argentino amanecieron este jueves cubiertas de una fina capa de cenizas provenientes del volcán chileno Calbuco, que entró en sorpresiva erupción el miércoles después de más de medio siglo de inactividad.

“Pusimos en alerta a todo el sistema de protección civil de la nación y enviamos barbijos y colirios (oculares) para aumentar las capacidades locales”, dijo la ministra de Seguridad argentina, María Cristina Rodríguez.

En San Carlos de Bariloche, una ciudad turística de unos 112.000 habitantes en la provincia de Río Negro, a 100 km del Calbuco, un comité de emergencia dispuso el cierre de escuelas, la restricción de la atención hospitalaria sólo a emergencias y la suspensión de vuelos en el aeropuerto local.

“Hoy (jueves) Bariloche presenta una fina capa de cenizas, estamos atentos a la actividad de los vientos, se suspendieron las actividades”, advirtió la ministra.

Los pasos fronterizos de la zona “no están cerrados porque estamos atentos a los argentinos en Chile que quisieran regresar por este evento”, explicó.

El volcán Calbuco, en el sur de Chile, registró dos violentas y sorpresivas erupciones el miércoles, obligando a evacuar a casi 5.000 personas por la emanación de gases y material incandescente.

La delgada capa de ceniza cubría las calles de Bariloche, situación que se repetía 120 kilómetros al norte, en San Martín de los Andes, una villa turística de unos 60.000 habitantes.

Lo mismo ocurría en La Angostura, una paradisíaca villa montañosa al pie de la cordillera de Los Andes, a unos 80 kilómetros al norte de Bariloche.

El gobernador neuquino, Mario Sapag, aseguró a la prensa que “no va a faltar combustible, alimentos ni agua” por esta situación y pidió tranquilidad a la población.

El Ministerio de Salud de la Nación emitió un alerta este jueves en el que aconseja a la población “permanecer en el interior de las viviendas o instituciones y en el caso de exponerse al aire libre utilizar máscaras protectoras, pañuelos de trama fina o barbijos dobles como sustitutos para retener las partículas respirables”.

“También es importante evitar que la piel no entre en contacto con las cenizas y para ello debe utilizarse una vestimenta adecuada, es decir mangas largas, guantes y botas”, explicó.

En 2011 esta región patagónica sufrió las consecuencias de la lluvia de cenizas que provocó la erupción de otro volcán chileno, el Puyehue, que afectó a ciudades de Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil.

Gigante dormido

El Calbuco, de unos 2.300 metros de altura, registró su última erupción hace 54 años. En 1972 hay registros de una leve actividad, pero no de erupción, de acuerdo a la información del Servicio Nacional de Geología y Minas (Sernageomín).

Su erupción tomó por sorpresa a la población pues no hubo alertas previas. Los habitantes del sur chileno tenían sus ojos puestos en otro volcán, el Villarrica, ubicado más al norte, que se mantiene bajo alerta naranja desde hace varias semanas.

La erupción del Calbuco obligó a decretar alerta roja (máxima) en las ciudades de Puerto Montt y Puerto Varas, junto al “Estado de excepción constitucional” y “zona de Catástrofe” en la provincia de Llanquihue y en la comuna de Puerto Octay, lo que significa que las Fuerzas Armadas toman el control de esa región.

Las clases fueron suspendidas en los colegios de zona, al igual que los vuelos hacia el aeropuerto de Puerto Montt.

En un primer momento en esta ciudad se registraron enormes atascos de tránsito y largas filas en las estaciones de servicio, pero con el trascurrir de las horas la situación tendió a normalizarse.

El mayor daño esperado se produciría por la acumulación de cenizas y los eventuales aluviones que se pudieran producir producto del derretimiento de nieve alrededor del macizo. (I)

http://www.telegrafo.com.ec/