Blog Page Title

Ocho viviendas se desploman en Zaruma

El fuerte temporal también llega a la provincia de Zamora Chinchipe, donde hasta ayer se mantenía cerrada la vía Loja-Zamora, donde se han registrado desde el sábado anterior seis deslizamientos.

El gobernador de la provincia, Víctor Guamán, hizo un llamado a la ciudadanía para que no utilice esta arteria vial por el peligro que conlleva debido a las fuertes lluvias.

Pero no solo es la carretera, sino también sectores importantes como:Playa Rica, Gran Colombia, en el cantón Yantzaza y otros que han quedado inundados. Ayer el gobernador y las demás autoridades estudiaban la necesidad de evacuar a los pobladores de un barrio del cantón. “Estamos atravesando uno de los peores inviernos de los últimos años”, dijo la autoridad, mientras recorría el barrio Gran Colombia, el más afectado por el invierno, donde al menos 200 casas estaban inundadas. El barrio está situado en la margen derecha del río Zamora. Guamán dijo que de seguir las lluvias se pedirá la emergencia, pero no solo para este sector, sino para toda la provincia.

Casas caídas

Mientras tanto en la provincia de El Oro las casas que fueron afectadas por el aguacero caído la semana pasada en la parroquia Sinsao del cantón Zaruma, terminaron por derrumbarse completamente el último fin de semana, pese a que las lluvias han disminuido en la parte alta de la provincia de El Oro.

Un total de 8 viviendas se desplomaron este fin de semana en Sinsao, Zaruma, por efectos de las lluvias de esta última semana. Los habitantes fueron albergados en la cabecera cantonal. Foto: cortesía

Son al menos 8 viviendas de cemento las que se desplomaron, sus habitantes fueron evacuados hasta un albergue instalado en la cabecera cantonal. En el sitio, las vías se encuentran cuarteadas ya que el terreno es inestable.

Debido a la importancia para las comunidades agrícolas y ganaderas del sector, se habilitó un carril de la vía Sinsao–Zaruma, aunque el peligro de nuevos deslizamientos aún persiste.

El alcalde Jhansy López recomendó a los conductores transitar con precaución, ya que en algunos sectores solo está habilitado un carril debido a la magnitud de los deslaves por lo que deben tomar las debidas precauciones.

El ingresó a la cabecera parroquial de Sinsao es inaccesible, ya que gran parte de las vías están cuarteadas. El Cuerpo de Bomberos de Zaruma comunicó que para poder llegar a las comunidades de Ortega y Salvias por Sinsao, los habitantes del sector deben hacer trasbordo.

Por otro lado, el último fin de semana, las lluvias provocaron deslizamientos en la vía Saracay – Piñas, sector Platanillo, dejando media vía habilitada al paso vehicular. Parte de la mesa de la carretera se derrumbó. Maquinaria del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) trabaja en las vías obstruidas por el invierno en la provincia de El Oro. (I)

En Azuay y el centro del país los aguaceros provocan deslizamientos

Las vías en la provincia de Azuay están afectadas por el invierno. La carretera Cuenca-Molleturo-Puerto Inca está siendo monitoreada constantemente por la Comisión de Tránsito del Ecuador. En el kilómetro 76 y 88 se han producido varios deslizamientos de tierra, pero que son limpiados casi de manera inmediata por el Ministerio de Transporte y Obras Públicas. También la vía Guarumales-Méndez que va por la Central Hidroeléctrica de Paute tiene deslizamientos por la crecida de las quebradas, pero se ha logrado controlar y se pide precaución a los conductores, según el director del ECU-911 Austro, Fernando Figueroa. Mientras tanto las lluvias en Cuenca han sido constantes desde la noche del sábado, los caudales de los ríos se mantienen en niveles altos, por eso se pide a los ciudadanos no acercarse a sus orillas, incluso se ha destinado un patrullaje constante de guardias ciudadanos y Policía Nacional para evitar que se acerquen a sus orillas personas que realizan pesca.

En el centro del país las lluvias también causaron estragos, esta vez en el cantón Baños de Agua Santa, en Tungurahua. En el caserío Chin Chin, situado en las faldas de una montaña, la intensas precipitaciones provocaron un deslave que destruyó la vivienda de su solitario morador Luis Alfonso Masaquiza. Según él, la quebrada se llenó de agua y el lodo, las piedras y ramas que arrastró le arrebataron su única posesión: una pequeña vivienda de construcción mixta. Masaquiza tiene 83 años y se refugió en la escuela de la Junta Parroquial hasta  recibir ayuda de las autoridades. “Tengo miedo de volver, pero no tengo dónde más ir”, aseguró el agricultor que también perdió su huerta. Las precipitaciones en la región centro se mantienen intermitentes. Hay días soleados y calurosos y noches de lluvia que a veces se intensifican en la madrugada. (I)

http://www.telegrafo.com.ec/