Blog Page Title

Supervivientes del sismo de Nepal se sienten abandonados

Supervivientes del sismo de Nepal, procedentes de las zonas más devastadas del país, contaban el viernes cómo habían quedado abandonados a su propia suerte después de haber perdido su familia y sus bienes en la tragedia que causó la muerte de más de 6.200 personas.

A medida que los equipos de socorro llegan a las aldeas más alejadas en las montañas aumenta la magnitud de la tragedia.

Las localidades más cercanas al epicentro del sismo de 7,8 de magnitud han sido “totalmente devastadas”, indicó la Cruz Roja.

La región de Sindhupalchowk, al noreste de Katmandú, resultó particularmente afectada por el sismo ocurrido hace seis días.

“Uno de los equipos que regresó de Chautara, en el distrito de Sindupalchowk, una región montañosa al noreste de Katmandú, indicó que el 90% de las viviendas habían sido destruidas”, dijo Jagan Chapagain, responsable regional de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja (FISCR).

“El hospital se derrumbó y la gente excava con las manos los escombros con la esperanza de encontrar supervivientes”, agregó.

“Prácticamente todas las casas de mi aldea fueron destruidas y murieron 20 personas. Perdimos todo el ganado”, explica por su parte Kumar Ghorasainee, un profesor de inglés, en medio de las ruinas de la aldea de Melamchi.

La escuela fue destruida y los niños no tienen a donde ir, agregó.

“Nadie vino a ayudarnos. Los camiones y los coches pasan sin detenerse ¿Cómo vamos a hacer?”, preguntó angustiado.

En Melamchi, los restaurantes y las tiendas están cerradas y las calles desiertas.

En las aldeas cercanas, donde viven los productores de arroz, todas las casas fueron gravemente dañados y la gente duerme en tiendas de campaña improvisadas.

En Katmandú, los coordinadores de la ayuda dijeron que se habían intensificado las operaciones en las zonas rurales, pero el viernes los habitantes de Melamchi seguían esperando un auxilio que no llega.

“Vemos pasar helicópteros y aviones, pero nadie se detiene”, dijo Shalik Ram Ghorasainee, un agricultor de 23 años. “Se habla de ayuda exterior y la esperamos. Pero, de hecho, nadie vino hasta aquí. Se nos ignora”, agregó.

Ghorasainee contó que un equipo de socorristas japonés pasó por el pueblo, se detuvo un minuto para darle dos analgésicos a un hombre caído al borde de la carretera, y siguieron su viaje.

Equipos de rescate de veinte países

Más de veinte países enviaron equipos para ayudar a los nepaleses. Socorristas franceses, israelíes y noruegos rescataron el jueves a una mujer en las ruinas de Katmandú, no lejos del lugar donde un adolescente había sido encontrado el día anterior.

El rescate de Krishna Devi Khadka, celebrado con una explosión de alegría, duró diez horas.

“Una respiración apenas audible bajo los escombros nos permitió localizarla. Se encuentra bien y pienso que se va a salvar sin problemas”, dijo a la AFP el socorrista francés Thierry Velu.

En otros lugares, la situación es más trágica, como en el distrito de Gorkha, donde la población está aterrorizada por las réplicas del sismo.

“La tierra sigue temblando un poco cada día. No sabemos si vamos a seguir con vida o morir”, dijo Gopal Gurung a un periodista de la AFP en el pueblo de Laprak, donde un helicóptero del ejército indio aterrizó para entregar alimentos.

“Nosotros no estamos protegidos, llueve todo el tiempo, no se sabe qué va a pasar. La gente tiene miedo”, dijo Gopal Gurung.

La Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO) pidió ocho millones de dólares de emergencia para ayudar a los agricultores y evitar una crisis de suministro de alimentos.

El cultivo de arroz debe comenzar a finales de mayo.

“Es un momento crítico para ayudar a los agricultores a sembrar a tiempo el arroz y lograr una cosecha que permita recuperar la autosuficiencia este año”, dijo Somsak Pipoppinyo, representante de la FAO en Nepal. (I)

http://www.telegrafo.com.ec/