Blog Page Title

Joven fue asesinado a tiros y se le inculpa a un policía

Lorena Torres aún recordaba el momento en que Boris Ronaldo Plúas Coello, de 18 años, su amigo de infancia, tocaba insistentemente su ventana pidiendo ayuda.

Ayer en la mañana, Torres relató que estaba con su familia descansando cuando escuchó que alguien gritaba: “Auxilio, ayúdenme que me muero”.

Cuando se acercó a la ventana para observar por un costado de la cortina, descubrió que una persona a lo lejos caminaba con dificultad, de un lado a otro, y con las manos en el abdomen.

“Él pedía auxilio; cuando se acerca, me golpea el vidrio y me abre la ventana, ahí lo reconozco que es Macula, así le dicen al chico; entonces abro la puerta y salgo, y él me dice: ‘Me disparó’. Le pregunto quién le disparó y me dice: ‘El policía, el policía, el policía’, y ahí se cayó al suelo”, contó aún asustada Torres.

La dramática escena se produjo la madrugada del pasado miércoles en la cooperativa Colinas del Valle, en el cantón Durán. Según la denuncia que presentó Liliana Coello Molina, madre de la víctima, Boris Plúas habría sido asesinado por un policía en servicio activo.

“Un tipo a bordo de una moto, uniformado de policía, le había asestado dos tiros a la altura de la espalda. Salí corriendo y, efectivamente, encontré a mi hijo en la calzada ensangrentado”, relató la progenitora.

Enseguida, Liliana Coello llevó a su hijo hasta el hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) de Durán. Luego lo transfirieron al hospital Universitario, en el norte de Guayaquil.

“En el camino, agonizando, me decía: ‘Mami, un oficial me disparó’; lo repitió por varias ocasiones y falleció”, contó Coello, quien en la denuncia identifica al presunto asesino como Julio A. C. H., quien supuestamente vive en la ciudadela Primavera 2, a pocas cuadras de la casa de la víctima.

Allegados de Boris Plúas dijeron que este salió de su casa a la 01:00 para comprar papas fritas y complacer los antojos de su conviviente embarazada. Lo hizo con un amigo, quien minutos después regresó a darles la trágica noticia. “Dicen que solo porque mi sobrino tocó la pared de la casa del policía le disparó”, contó una tía del fallecido.

Este Diario acudió hasta el cuartel de la Policía y a la Fiscalía de Durán para obtener las versiones respecto del crimen, pero en ambas instituciones dijeron que los encargados no se encontraban.

Mientras, Lorena Torres indicó que le será difícil olvidar la agonía de Macula. (I)

tiros habría recibido la víctima, según una denuncia.

http://www.eluniverso.com/