Blog Page Title

En Guayaquil hay ‘estado de alerta’ por chikungunya

Geovanna Hurtado, de 38 años, se sostenía de la pared para no desmayarse por el dolor del cuerpo mientras esperaba que en el subcentro de salud La Colmena, en las calles 17 y la P, del suburbio oeste, le asignen un turno de atención médica.

“Tengo bastante fiebre, dolor de cabeza, dolor de los huesos, no me puedo parar, se me salen hasta las lágrimas del dolor”, exclamó. Estaba junto a su esposo Christian, quien ayer pidió permiso en su trabajo para llevarla al médico.

Antes había llegado, con los mismos síntomas, Daniel Yagual. Abrazaba a su hermana Liz para caminar desde el subcentro hasta su domicilio, en las calles 25 y la N. “Se necesitan medicinas, solo le dieron seis paracetamol de 500, me dijeron que no hay suero oral, que lo compre afuera”, dice Liz.

En el subcentro de salud La Colmena tampoco se hicieron ayer exámenes de laboratorio. Un letrero informaba a los pacientes que ese servicio estaba suspendido hasta segunda orden. “Ayer tomamos muestras, hoy ya no se pudo, lo suspendimos por los reactivos, porque la demanda es fuerte, ya se están consiguiendo reactivos”, informó Andrés Correa, director de esta unidad médica del Ministerio de Salud Pública.

Muchos pacientes que llegan con los síntomas de Geovanna y Daniel se retiran con una receta, pero sin un diagnóstico claro por la falta de exámenes.

Sin embargo, creen que se puede tratar de la fiebre chikungunya, por la cantidad de mosquitos en sus barrios. “Necesitamos que fumiguen, estamos cerca del estero, hay mucho riesgo”, dijo Liz.

Del 30% al 40% de los casos diarios que se atienden en La Colmena corresponden a pacientes con síntomas de dengue o chikungunya, aunque en esta unidad se los califica como “fiebre no especificada”.

Según las cifras del Ministerio de Salud de casos confirmados por laboratorio, en Guayaquil se han registrado 38 afectados por chikungunya hasta el 6 de mayo pasado. Médicos consultados consideran que la estadística no es real, pues no se toma en cuenta a pacientes que se automedican, acuden a consultorios informales o no se hacen exámenes de laboratorio.

“El asunto es viral, lo que mayormente estamos trabajando es en la prevención, aquí damos charlas todos los días”, dice el director y explica que de 16 pacientes al día, entre cinco y siete presentan sintomatología de dengue o chikungunya.

El aumento de casos se ha dado este último mes. “Y cada día se está incrementando, pero estamos tomando las medidas de prevención. No he tenido ningún caso complicado”, indicó.

En La Colmena, tres médicos atienden a unos 30 pacientes diarios hasta las 16:30. “Tenemos once mil habitantes que dependen de La Colmena”, explica Correa y afirmó que cuenta con personal suficiente. El lunes, moradores del sector acudieron al hospital Guayaquil con sus pacientes y pidieron más atención en La Colmena y fumigación en las casas. (I)

http://www.eluniverso.com/