Blog Page Title

Venezuela: los índices socioeconómicos de este 2015 son los peores de los últimos 100 años

INFOBAE

La ONG venezolana Red por la defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución enumeró las 10 “calamidades” que originó el socialismo del siglo XXI que impuso el chavismo. Inflación y escasez, en la cima de la lista.

La Red por la defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución de Venezuela hizo el trabajo de comparar los índices de este primer semestre de 2015 con los períodos anteriores registrados por los Ministerios de Fomento y Hacienda, así como las cifras difundidas por del Banco Central desde el inicio de sus actividades, más los volúmenes de importaciones y exportaciones que pasaron por los puertos y aduanas venezolanos. Según la ONG, “las limitaciones observadas son similares a las de las guerras mundiales”.

La red identificó 10 puntos de análisis que “demuestran lo complejo de la situación que angustia a la familia Venezolana”:

1- Reducción dramática de la producción nacional (industrial, agropecuaria y agroindustrial). Oscila entre un 20% y 40% de la producción promedio obtenida durante el período 2009 al 2012 y menor a la década de los 90.

2- Niveles de escasez que superan el 65% (entre los 5 más altos del mundo). Nunca se había tenido esos niveles de carestía en esos 100 años, ya que la producción nacional siempre se mantuvo, incluso Venezuela fue una gran exportadora de productos no petroleros en ese tiempo.

3- Inflación anualizada de un 130% (la mayor del continente). Es la alcanzada en estos primeros meses, siendo una de las más altas en la historia contemporánea del país.

4- Unas 120.000 empresas con riesgo de quiebra. Sus gastos operativos y compromisos financieros son superiores a sus ingresos. Sus pérdidas van consumiendo la mayor parte de su capital y reservas, lo que dificulta su supervivencia. Generan un millón de empleos, aproximadamente.

5- Niveles de desempleo y de informalidad que superan el 60% (en algunas zonas rurales el 65%). Casi la mitad de la fuerza laboral, unos 7 millones de trabajadores, no tienen empleo estable; son eventuales, contratados o ejercen la economía informal, la cual se ha triplicado en los últimos 4 años. El número de desempleados se acerca al millón y medio de personas, que no ejercen ninguna actividad, por lo tanto no perciben ingreso alguno. Se estima en unos 7,5 millones de trabajadores los que tienen empleo estable, al recibir salario y beneficios sociales. Se consideró la edad laboral de 18 a 65 años, y se incluyen a hombres y mujeres.

6- Capacidad de consumo, limitada por la escasez y precios. Por ejemplo, el consumo de carne fue de unos 6 kilos promedio por habitante y 30 litros de leche, en este semestre, siendo de los más bajos en el mundo. Se observa presencia de desnutrición en zonas rurales y algunos de los barrios, sobre todo, en niños, jóvenes y ancianos.

7- Los niveles de pobreza han aumentado en un 35%, al subir los precios de la canasta alimentaria en más de un 100% en los últimos meses.

8- La caída en el precio del petróleo ha reducido hasta un 70% las importaciones de alimentosy otros bienes esenciales, lo que complica aún más la situación de los consumidores.

9- Aumento de la liquidez monetaria a casi 2,7 trillones de bolívares (Bs. 2.700.000.000.000 -42.525.000.000 en dólar oficial y 4500.000.000 dólares en el mercado paralelo-) al cierre del semestre, considerada la mayor causa de la inflación y el mecanismo utilizado por el Gobierno para cubrir sus déficits vía pagarés del Banco Central a PDVSA y Tesorería Nacional, sobre todo causados por las enormes pérdidas de las empresas y proyectos públicos.

10- Apenas un 25% de las familias venezolanas alcanzan los ingresos para adquirir la cesta básica, la cual cubre las necesidades necesarias de consumo al mes de una familia de 5 miembros.

La ONG, además, explicó que esta compleja situación socioeconómica está vinculada a la drástica caída de la producción nacional ocurrida en estos 15 años de aplicación del denominado socialismo del siglo XXI. “Casi el 80% de los medios de producción (tierras y empresas) pasaron a manos públicas, encontrándonos que casi todos han tenido caídas angustiantes de hasta un 75% en su capacidad de producción. Lo demuestra la caída del PIB en casi un 10% anualizado en este primer semestre 2015″, aseguró la Red en un comunicado.

El informe asegura que dos décadas atrás, Venezuela producía casi todo lo que consumía e, incluso, exportaba alimentos, acero, aluminio, cemento, productos industriales, fertilizantes, químicos y derivados del petróleo. “Hoy se importa buena parte de lo que antes producíamos. Los resultados están a la vista, con un conglomerado empresarial público parcialmente paralizado y que ha consumido miles de millones de bolívares y dólares, que se manejaron ineficientemente sin poder alcanzar algunos de ellos ninguna de las metas estimadas por sus planificadores”, agrega el documento.

“La causa principal de nuestras calamidades la originó la aplicación del proyecto denominado socialismo del siglo XXI, y que a, nuestro entender, se convirtió en la guerra económica contra el sector privado y los consumidores”, concluye de forma lapidaria la Red por la Defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución.