Blog Page Title

Gran Bretaña desplegará a 5.100 soldados tras atentados de EI

Cameron anunció una serie de iniciativas contra el extremismo y la radicalización musulmana y aumentó la alerta de las amenazas de seguridad en el país.

El Gobierno británico desplegará al menos 5.100 soldados armados del Ejército a las calles en caso de un atentado terrorista a gran escala en Gran Bretaña, tras incrementarse las amenazas de seguridad en el país.

El plan militar incluirá una respuesta sin precedentes al terrorismo en caso de que el Estado Islámico (EI) u otro grupo extremista ataquen blancos británicos.

Los detalles del programa secreto salieron a la luz luego de que documentos reservados fueron descargados erróneamente en un sitio web de la Policía de Inglaterra.

La noticia se dio a conocer el mismo día que el primer ministro británico, David Cameron, inició una gira de cuatro días por Malasia e Indonesia, en la que priorizó el tema de la lucha contra el terrorismo internacional.

El plan militar de contingencia – que fue discutido en el Consejo Nacional de Jefes de la Policía (NPCC, por sus siglas en inglés)- fue retirado de inmediato de la página online luego de conocerse el error.

Sin embargo, el documento sobre el llamado ‘Operativo Temperer’ reveló que al menos 5.100 soldados del Ejército serán desplegados en el país para apoyar a la Policía armada y a los servicios de emergencia en caso de un atentado terrorista a gran escala.

El plan permitirá que las tropas, con agentes policiales, protejan sitios clave de infraestructura pública, mientras que efectivos de Inteligencia buscan atrapar a las personas que están detrás de los ataques.

“Seguimos discutiendo estos planes con el gobierno”, indicó el plan secreto, que dio cuenta de un aumento en los niveles de amenazas terroristas en el Reino Unido.

Por su parte, el coronel Richard Kemp, exdirector del Comité de emergencia por la respuesta del gobierno Cobra, dijo que es “esencial” que los soldados estén preparados para un atentado terrorista en el país.

“El tipo de atentado que estamos considerando, un ataque a gran escala con armas de fuego, que podría ser lanzado en las calles de Londres y en otras ciudades. La Policía no está preparada para enfrentar este tipo de situación”, explicó Kemp.

“El Ejército está mejor equipado para lidiar con algo semejante. Definitivamente nuestro Ejército está preparado, especialmente las fuerzas especiales británicas (SAS)”, agregó.

Previo al inicio de su gira por Asia, Cameron indicó que buscará mayor cooperación en el área de lucha contra el terrorismo entre el Reino Unido y varios países del Sudeste asiático.

Se estima que medio millar de personas de Indonesia, y unas 200 de Malasia, han viajado a Siria e Irak en los últimos meses para sumarse a las filas de EI.

En el Reino Unido la cifra de jóvenes que se dirigieron a esos países para combatir junto al grupo islámico supera los 700. Antes de su partida a Malasia, Cameron pidió a los países del mundo “que se unan contra el EI”.

“Solo podremos derrotar a estos terroristas brutales si tomamos acciones a nivel nacional e internacional, como también online. Y si nos unimos con muchos países en el mundo, lograremos derrotar a este enemigo común”, afirmó el jefe del Gobierno británico.

“El lunes pasado anuncié lo que debemos hacer en nuestro país para combatir esta ideología extremista y construir una sociedad más fuerte y cohesiva. Esta semana hablaré con las autoridades del Sudeste asiático acerca de qué podemos hacer para mantener nuestros países a salvo de estos extremistas islámicos”, subrayó.

La semana pasada, Cameron anunció una serie de iniciativas contra el extremismo y la radicalización musulmana en el país, que fue elogiada por el ala más reaccionaria del gobernante Partido Conservador, aunque criticada por los sectores de la comunidad musulmana británica, por intelectuales, escritores y juristas expertos en el tema, que temen que el nuevo plan lleve a una mayor radicalización y segregación, y que aumente la islamofobia.

En su ponencia en Birmingham (centro de Inglaterra), el primer ministro dijo que buscará reformar la comunidad musulmana de Gran Bretaña, como también promover voces más moderadas dentro de los grupos musulmanes del país.

También confirmó la creación de un nuevo foro de relaciones comunales para analizar, debatir y pensar directamente con los grupos musulmanes cómo hacer frente al extremismo islámico.

Para Cameron, el extremismo islámico es una ideología “que busca destruir estados nacionales para inventar su propio califato barbárico”.

Derrotar el extremismo “es la batalla generacional”, subrayó el mandatario, que se mostró a favor de erradicar por completo “una doctrina subversiva”.

“Todos enfrentamos la amenaza de combatientes extranjeros y de una creciente radicalización dentro de nuestras naciones. Por ello es adecuado que analicemos qué ayuda podemos darnos entre nosotros”, indicó Cameron antes de la gira.

“Creo que Gran Bretaña puede aprender de Indonesia y Malasia sobre la labor que han hecho para combatir la ideología extremista y construir sociedades tolerantes y resistentes”, destacó.

Varios operativos militares para combatir la amenaza del terrorismo en el Reino Unido terminaron siendo controvertidos en el pasado.

Por ejemplo, fue criticada la decisión del gobierno de desplegar en 2003 tanques armados al aeropuerto de Heathrow, en el oeste de Londres, tras advertencias de un complot para derribar aviones comerciales de pasajeros.

Además, la posibilidad de desplegar antimisiles en los techos de edificios y en parques en los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres -con el fin de prevenir eventuales atentados terroristas- causó mucha polémica entre residentes y vecinos de la capital que terminaron rechazando semejante opción de emergencia. (I)

http://eltelegrafo.com.ec/