Blog Page Title

Expectativa ante la huelga en el Ecuador

Indígenas marchan por las calles de Quito. EFE

SAUDIA LEVOYEREspecial para EL MUNDO Quito

A horas que comience la huelga nacional en el Ecuador, prevista para el 13 de agosto, el Gobierno y los promotores de la medida han pasado el día entre declaraciones, marchas y concentraciones que se han desarrollado especialmente en Quito. Esto ha provocado que la expectativa sobre lo que pudiera ser esta medida se mantenga.

Jorge Herrera, presidente de la Confederación de Indígenas del Ecuador, ha hecho tres intervenciones desde que llegaron a Quito. Si bien su discurso ha sido el mismo, es decir que la movilización es en contra de las enmiendas constitucionales (contra la reelección indefinida), por una reforma agraria integral (que incluya el tema de la tierra y del agua), por el libre ingreso a las universidades, por la protección de las vertientes de agua, entre otros, también se ha mostrado más mesurado respecto a la duración del levantamiento indígena.

Hace un par de días había dicho que sería una medida indefinida, ayer ya lo planteó como que la lucha será la indefinida y que no se ha establecido cuánto tiempo durará. Salvador Quisphe, prefecto de Zamora, en cambio, ha dicho que se quedarán en la capital hasta el fin de semana.

Los primeros reportes sobre el levantamiento, que ha empezado el 10 de Agosto, ha sido el cierre de algunas vías en Cotopaxi (en el centro del Ecuador) y una marcha de indígenas del norte del país que se dirige también hacia Quito, para reunirse con sus otros compañeros que se encuentran en el parque El Arbolito.

El Gobierno también tuvo su concentración, que estuvo impulsada por la Coordinadora de Movimientos Sociales. Ellos llegaron cerca del medio día a las afueras del Palacio de Gobierno y han permanecido ahí todo el día, en una “vigilia por la democracia”. Durante la huelga tienen previsto permanecer en este lugar para resguardarlo.

El presidente Correa, quien el martes se fue a Surinam, para la posesión del presidente de ese país, llegó la noche del miércoles. El jefe de Estado ha dicho que “el paro será un fracaso… No tienen el apoyo popular ni la legalidad ni la legitimidad y buscarán la violencia. Eso nos preocupa y hay que estar muy atentos, pero tampoco podemos dejarnos condicionar por los violentos, por eso tendremos un festival de la alegría”.

Desde el Gobierno también se ha afirmado que es ilegal interrumpir el paso por las vías y que estos intentos desestabilizadores son producto de una estrategia internacional. Sus declaraciones han venido de la mano de constantes cadenas de radio y televisión en las que resaltan las obras que el Gobierno dice haber hecho y hacen un llamado para que la gente no salga a las protestas.

En Guayaquil también está previsto que se realicen al menos dos marchas, una convocada por el ex candidato presidencial por Creando Oportunidades (CREO), Guillermo Lasso, y la otra por el Partido Social Cristiano. Ambas serán a las 17:00. El alcalde de esa ciudad,Jaime Nebot, ha apoyado las protestas, pero no quiere aparecer al frente de la medida de hecho. El gobernador del Guayas, Julio César Quiñónez, ha dicho que no hay autorización para las marchas y que, por lo tanto, son ilegales.

En las últimas horas, a través de las redes sociales en el Ecuador se han hecho invitaciones para que la gente participe en las manifestaciones. Para el jueves están previstas dos caminatas, una por la mañana y otra por la tarde.

Las medidas de seguridad en Quito se mantendrán. Esta incluye el cierre de varias calles alrededor de la Asamblea Nacional y la Presidencia de la República, así como el resguardo a las marchas con patrulleros, motociclistas, helicópteros y drones.