Blog Page Title

Escasez en Venezuela: hay colas hasta en los techos de los supermercados

Las imágenes muestran cómo los venezolanos esperan horas y horas para ingresar en un centro comercial de Maracaibo. Maduro niega la falta de productos básicos pero se multiplican este tipo de escenas en todo el país

INFOBAE/

En Venezuela se viven cola para todo: supermercados, farmacias, hospitales… sin embargo en esta oportunidad las imágenes difundidas por el diario Panorama en su portal web sorprendieron: los venezolanos hicieron fila en el techo de un supermercados.

Según el medio del estado de Zulia, el episodio se registró en un centro comercial llamado Indiomara, en Maracaibo, donde la fila era tan larga que llegó a los techos del lugar.

El periódico remarca la “odisea” que supone comprar productos básicos en Zulia y remarca que los mismos compradores subieron imágenes a las redes sociales para denunciar el desabastecimiento en el estado y en todo el país.

Las fotos de las filas eternas ya no sorprendes, pero el régimen de Nicolás Maduro se encarga de ocultarlas de los medios de comunicación, donde la TV y la Radio –prácticamente en su totalidad- responde al oficialismo. Sin embargo, las redes sociales se han convertido en el refugio de los indignados.

LEA MÁS: Noche de terror en San Pablo: 20 muertos por nueve ataques de bandas en las calles

LEA MÁS: EEUU izó su bandera en la embajada de La Habana después de 54 años

LEA MÁS: Ecuador: agredieron a una periodista francesa y el gobierno quiere deportarla

La economía de Venezuela mes a mes registra índices cada vez más alarmantes. Si bien el régimen de Nicolás Maduro insiste en negar la realidad, el país está sumido en una profunda crisis de desabastecimiento. El economista Ángel García Banchs, director de la firma Econométrica, indicó que la economía venezolana está cerca de agotar completamente su inventario de productos.

El influyente banco calcula que la caída de la economía en 2014 fue del 4%, una cifra que tiene una seria consecuencia en la baja de la demanda doméstica, es decir, el poder de compra del ciudadano venezolano.