Blog Page Title

Huelga en Ecuador deja 15 detenidos y 9 provincias con cierre de vías

Manifestación por las calles de Quito.GUILLERMO GRANJA REUTERS

SAUDIA LEVOYEREspecial para EL MUNDOQuito

Los dirigentes indígenas y promotores del levantamiento indígena en Ecuador, Salvador Quishpe, prefecto de Zamora, y Carlos Pérez Guartambel, presidente de la Ecuarunari, fueron detenidos. El primero ha sido golpeado y vejado, para luego ser liberado, según él mismo lo ha denunciado, mientras se desarrollaba la marcha en el centro histórico de Quito. Pérez ha sido liberado a las 22:00 y llevado a una revisión médica, según anunciaron los dirigentes indígenas en una rueda de prensa, al cabo del primer día de protestas.

Este fue uno de los varios incidentes y enfrentamientos que se han registrado a tres cuadras de la sede del Palacio de Gobierno, así como en la Plaza de Santo Domingo, en la tarde y noche de hoy, en Quito, en el marco de la huelga nacional y el levantamiento indígena, convocado por las centrales sindicales y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

Los manifestantes, que se han concentrado en la capital, habían comenzado con su caminata a las 16:00, y 90 minutos más tarde, han empezado los enfrentamientos. Estos se han producido cuando un grupo de protestantes ha intentado acercarse hacia la Plaza Grande, en donde se encuentra la sede de Gobierno. Por momentos se han derribado las cercas metálicas y se han acercado a los policías. Luego de los empujones y golpes se han lanzado gases lacrimógenos, para dispersar a los contrarios al régimen y la respuesta ha sido el lanzamiento de palos y piedras, lo cual ha provocado que la gente haya corrido en todas direcciones y haya buscado refugio en los pocos locales comerciales abiertos, detrás de los árboles o arrimados a las paredes. Para evitar una posible avalancha humana, algunos de los presentes han buscado calmar los ánimos pidiendo que no corran y que no empujen. Hasta las 22:00, se habían reportado 15 detenidos en la Unidad de Flagrancia de la Fiscalía, un indígena shuar herido y trasladado a un hospital y unos 13 heridos que eran atendidos en El Arbolito, el parque donde acampan los indígenas.

Estos incidentes también han hecho que la marcha sufra algunos desvíos por las calles aledañas, para que la gente continúe ingresando tanto a las plazas de Santo Domingo como a la de San Francisco. Hacia las 18:30, a la entrada del centro histórico todavía se ha podido observar que personas continuaban marchando con dirección a las zonas de concentración, portando carteles, banderas del Ecuador, del movimiento indígena, pitos, entre otros.

Las consignas, comunes desde el 1 de mayo, han vuelto a escucharse: “fuera Correa, fuera”, “que se vayan todos”, “no somos siete pelagatos”, pero también se ha escuchado los pedidos motivos de la huelga: no a la reelección indefinida, una reforma agraria integral, el pago de la deuda a la seguridad social, entre otros. Esto ha sido coreado por indígenas, mestizos, trabajadores, estudiantes, médicos, profesionales, todos quienes se han sumado a la protesta.

Esta vez, además, no solo hubo gente vestida de blanco o de negro (característico de las protestas de junio y julio) sino con el multicolor que trajeron los representantes de las diferentes comunidades indígenas del Ecuador que han llegado a la ciudad.

Quito no ha sido la única ciudad con grandes concentraciones. Guayaquil y Cuenca (las otras dos urbes más importantes) también las han tenido, así como algunos incidentes. En la primera hubo la participación del alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, quien hace unas semanas organizó una protesta contra el Gobierno, así como la del excandidato presidencial y máximo representante de Creando Oportunidades (Creo), Guillermo Lasso.

Las caminatas a lo largo de varias cuadras de estas ciudades han sido complementadas con el cierre de vías en nueve provincias, lo que ha provocado que cientos de autos, personas y productos queden atrapados en las vías y que los accesos, por ejemplo, a la capital, estén reducidos desde el sur del país. A lo ancho de las vías se habían colocado gigantescas piedras, árboles y cuanto obstáculo sea posible. Incluso los indígenas y campesinos se han sentado en las vías para evitar el desalojo.

Las sentadas también se han registrado en Quito en horas de la mañana, para dificultar el intenso tráfico que suele haber en la capital. Las actividades, no obstante, se desarrollaron, con bastante normalidad, hasta las 15:00.

El gobierno también tuvo sus concentraciones en Quito y Guayaquil. Estas han sido presentadas como una fiesta de la alegría y la juventud. La de Quito ha quedado rodeada de policías antimotines que ha resguardado el Palacio de Gobierno. El presidente Correa, hacia las 19:20, ha salido al balcón presidencial a enviar un mensaje. Este ha sido el mismo de los últimos días – y que repitió la presidenta de la Asamblea en la mañana-: no se retirarán las reformas constitucionales (que incluye la reelección indefinida), que el paro nacional ha sido un fracaso, que la oposición ha sido derrotada nuevamente, que pidan una revocatoria del mandata y que esto es parte de una estrategia nacional e internacional para desestabilizar al gobierno.