Blog Page Title

Amenazas a la Biodiversidad

Para ser un cangrejo sincero, he de decir que la principal amenaza para la biodiversidad es el Homo sapiens. Pero, ¿qué es exactamente lo que está haciendo mal tu especie? Lo sabrás en cuanto leas las 5 amenazas antropogénicas más dañinas para a diversidad biológica.

1. SOBREEXPLOTACIÓN DE RECURSOS

Seguro que recuerdas eso que os explican a todos los humanos en el cole de: “existen dos tipos de recursos los renovables y los no renovables”. Como todos sabemos, los no renovables son finitos, así que, una vez se gastan, se acabó.

Un bosque o plantación maderera mal gestionados  pueden  suponer el fin del mismo y de su biodiversidad. Imagen procedente de: torange-es

Pero, ¿qué pasa con los renovables? Pues que no son del todo renovables: si se sobrepasa su tasa de recarga se vuelven no renovables. Para que lo entiendas: si se pescan más atunes de los que nacen, te quedarás sin atunes a largo plazo. Esto es lo que sucede con muchas especies, tanto animales como vegetales. Ejemplos como la sobreexplotación de los recursos pesqueros o las talas incontroladas de bosques para madera hacen que la biodiversidad disminuya de manera drástica.

2. CAMBIO EN LOS USOS DEL SUELO Y PÉRDIDA DE BIODIVERSIDAD

Parecería que el uso de un determinado terreno no puede tener mucho que ver con la pérdida de biodiversidad, pero no es cierto. Piensa por un momento que el ayuntamiento de turno recalifica una zona agrícola y la pone como suelo industrial; en ese caso se pierde vegetación y fauna (y además se contamina).

Las autopistas producen una notable disminución de la biodiversidad a causa de la fragmentación de los hábitats. A ver quién es el guapo que se atreve a cruzar… Imagen: javipolinario

Pero no sólo eso: la construcción de vías de comunicación, pantanos, presas, canalizaciones y otras infraestructuras, hechas a lo loco, provoca la fragmentación de hábitats, aislando poblaciones e impidiendo el acceso a determinados recursos.

3. ESPECIES INVASORAS

Esa manía por tener mascotas exóticas, ese gusto por querer cazar o pescar algo que no se da en tu zona, esaplanta que queda tan mona en el jardín, los descuidos en las importaciones y exportaciones y más y más cosas han facilitado la llegada de especies invasoras a todas partes del mundo (Charlie go home).

El jacinto de agua es una de esas especies que empiezan en una pecera o en el estanque de un jardín y acaban colonizando todo a su alrededor. Imagen: bathyporeia

Estas especies se han adaptado a los nuevos ecosistemas cambiándolos, compitiendo con otras especies por el alimento y el espacio, depredando a otros individuos e incluso transmitiendo enfermedades. De esta manera se altera el equilibrio y se pierde biodiversidad.

 

4. CONTAMINACIÓN CONTRA SERES VIVOS

La cantidad de guarrería que soltáis a diario al ambiente provoca que muchos de nosotros no podamos sobrevivir en nuestro propio entorno.

Los vertidos a las aguas provocan cambios en la cantidad de sales disueltas y sólidos en suspensión, su pH, su temperatura, etc. Se pueden dar casos de eutrofización por el exceso de nutrientes, o todo lo contrario, que no pueda vivir nada de nuevo ahí.

A veces me planteo cómo es que los humanos sobrevivís en vuestras propias ciudades. ¡Qué asco! Imagen: scambelo_delete

Lo mismo sucede con los suelos: al alterarse sus características no pueden darse las mismas plantas ni animales. En el caso de la contaminación atmosférica, las emisiones están provocando cambios en su composición (ahí tenemos el famoso agujero de la capa de ozono) lo que nos conduce directamente a la última amenaza a la biodiversidad.

5. CAMBIO CLIMÁTICO

Como supongo que habrás oído, nuestro planeta ha sufrido diversos cambios climáticos a lo largo de su historia. Te preguntarás entonces qué tiene este de especial: muy fácil, es el primero en el que la mano del hombre ha influido de manera directa.

Las emisiones de gases de efecto invernadero (principalmente CO2) y la reducción de los sumideros naturales (la masa vegetal del planeta disminuye y los océanos no dan abasto) están provocando el aumento de la temperatura terrestre.

No sólo se derriten los polos; los glaciares de alta montaña también desaparecen. Imagen: Djwosa

De manera que los polos se derriten, la temperatura de las aguas -tanto continentales como oceánicas- aumenta, se alteran las corrientes de aire y oceánicas, el régimen de lluvias… Se prevé un desplazamiento e incluso desaparición de algunos ecosistemas como consecuencia de ello, de manera que la biodiversidad se verá afectada en gran manera.

La solución a todas estas amenazas pasaría por el ser humano comprendiendo de una vez que es necesario un cambio. El desarrollo sostenible no debe ser una utopía y los Homo sapiens del futuro deberían poder vivir en un lugar que respeten y con una gran biodiversidad.