Blog Page Title

Periodista francobrasileña viaja a Brasil tras librarse de deportación de Ecuador

La periodista y activista francobrasileña Manuela Picq, quien se libró de ser expulsada de Ecuadortras ser detenida durante violentas protestas contra el gobierno, viajó el viernes a Brasil forzada, según ella, por la imposibilidad de permanecer legalmente en el país.

“Es la primera vez que tengo que dejar un sitio por obligación”, dijo Picq a la prensa en el aeropuerto internacional de Quito antes de abordar un avión rumbo a Rio de Janeiro.

La mujer de 38 años, quien había llegado a Ecuador hace 11 años, explicó entre sollozos que decidió viajar porque no logró que la justicia le reactivara la visa que le fue revocada, por lo que quedó en un “limbo jurídico”.

Más temprano, Picq adelantó que regresaría a Brasil para tramitar una visa Mercosur, que en teoría le permitiría retornar a Ecuador para reencontrarse con su pareja, el líder opositor indígena Carlos Pérez.

“Si nos niegan la visa de Mercosur, entraremos con un proceso para que sea reconocido nuestro matrimonio”, sostuvo Picq, quien asegura haberse contraído nupcias con Pérez conforme un rito ancestral.

Picq fue detenida el 13 de agosto cuando marchaba en Quito junto a su pareja durante un protesta contra el presidente Rafael Correa, la cual terminó en duros choques que dejaron decenas de detenidos y heridos, muchos de ellos policías.

Las autoridades le revocaron la visa e iniciaron un proceso para obtener su deportación, pero una juez negó el lunes el pedido de expulsión.

– “Estaba desarrollando actividades políticas” –

El canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, justificó el retiro de la visa a la activista.

A Picq “se le revocó la visa porque estaba desarrollando actividades políticas y estaba en medio de una actividad de violencia y de agresión al patrimonio histórico de Quito”, dijo Patiño al canal Ecuavisa.

Además de colaborar con medios internacionales como el canal Al Jazzera, Picq se desempeñaba como profesora universitaria.

“Espero poder regresar lo más pronto posible para seguir con las actividades laborales”, confió.

La activista dijo a la prensa que resolvió dejar Ecuador en común acuerdo con Pérez, y que aprovechará este tiempo para estar con su familia, que “estaba muy preocupada” con su situación.

Visiblemente conmovido, el dirigente indígena opositor confesó que la partida de su compañera implica una “perdida enorme”.

“Es una perdida enorme quedarme sin mi compañera, que me ha acompañado en este proceso de resistencia”, sostuvo.

El caso de Picq fue asumido por un sector de los indígenas y de la oposición como una nueva bandera de lucha contra el gobierno de Correa.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) acusa al gobierno de haberle quitado poder a los nativos en la administración del agua, la tierra y la educación en sus territorios ancestrales.

Asimismo, se opone a la política de explotación petrolera y minera y está en contra de una enmienda constitucional en trámite que le permitiría a Correa, en el poder desde 2007, ser candidato en las elecciones de 2017.