Blog Page Title

China exhibe músculo militar para suplir la debilidad financiera

  • Han construido una réplica de la Plaza de Tiannamen para que se entrenen los soldados

  • China movilizará hasta 850.000 voluntarios que reforzarán la “seguridad” del acto

  • 12.000 militares, 500 vehículos, misiles y piezas de artillería y cerca de 200 aviones

Ejercicios militares realizados el pasado fin de semana, aperitivo de lo que se vivirá el 3 de septiembre.REUTERS

JAVIER ESPINOSACorresponsal AsiaPekín

  • Ver más

El magno desfile que organizará China el próximo día 3 de septiembre para conmemorar el 70 aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial ha adquirido un nuevo simbolismo político para Pekín, que parece dispuesto a suplir con músculo militar “la falta de confianza de los inversores en las perspectivas económicas de China”, como escribía hoy el diario Global Times.

Las autoridades locales han otorgado una importancia crucial a este exhibición, la primera de su tipo en la era de Xi Jinping y la número 15 en la historia de la China comunista.

Los militares han construido una réplica de la Plaza de Tiannamen para que se entrenen los soldados que deben desfilar, dictará la clausura temporal de 12.000 fábricas para que se reduzca la tradicional contaminación que sufren los capitalinos, cerrará el aeropuerto y gran parte del centro de la ciudad, y movilizará hasta 850.000 voluntarios que reforzarán la “seguridad” que rodeará a todo el acto.

Los medios oficialistas han incidido en el significado político interno que Pekín pretenden asignar a esta cita, que para Global Times debería ser el instante en el que la nación asiática reafirmase su “estatus de gran potencia” abandonando “la mentalidad de víctima” que propició las “humillaciones” del pasado.

“Es el momento de construir un sentimiento nacional de autoestima y demostrar al mundo nuestra confianza”, escribió el diario en un reciente editorial.

El general Qu Rui, número dos del comité organizador de este evento, precisó hace días que en el desfile participarán 12.000 militares, 500 vehículos, misiles y piezas de artillería y cerca de 200 aviones.

El mismo uniformado apuntó que el “84 por ciento” del armamento que será exhibido en la demostración militar “nunca se ha visto en público” e incluirá siete tipos de misiles de Segundo Cuerpo de Artillería (SAC), la unidad de élite china que controla los cohetes y armas nucleares del país.

La parada militar pretende ser un escaparate de “los avances del ejército chino”, añadió Qu Rui.

Medios como el citado Global Times especulaban con la posible presentación “oficial” de armas como el misil intercontinental Dongfeng-41 -que podría ser el de mayor alcance en los arsenales de todo el mundo- o el avión “invisible” J-18, un aeroplano capaz de despegar de forma vertical cuya existencia sólo es un rumor desde el 2013.

Qu Rui especificó que el despliegue de parafernalia bélica no tiene “ningún país” como objetivo, pero los analistas coinciden en señalar el énfasis que mantienen desde hace meses las autoridades chinas para recuperar la peor memoria del encontronazo militar con Japón durante el conflicto mundial, un estado con el que ahora mantienen una rivalidad creciente.

“Si podemos mantener la paz y la justicia flexionando los músculos, todo vale la pena. La tragedia de la historia se repite si uno no dispone de la capacidad para contener una guerra“, indicó el profesor Qia Liang, de la Universidad de Defensa Nacional china.

“El desfile es una poderosa confirmación del desarrollo militar de China. Al mostrar su poderío militar, China demuestra su determinación y capacidad para defender el orden internacional de la post-guerra (Mundial) de cualquiera que busque problemas y quiera socavar la estabilidad regional”, le secundó la agencia oficial Xinhua el pasado día 21.

A Tokio no se le han escapado estos gestos y el lunes un portavoz del primer ministro Shinzo Abe confirmó que éste no acudiría a la cita atribuyendo tal decisión a sus “compromisos parlamentarios”.

El diario japonés Sankei, sin embargo, dejó claro que Abe se ha sumado a otros líderes aliados de EEUU que boicotearán esa fecha.

FUENTE http://www.elmundo.es/internacional/2015/08/25/55dbe90ce2704e58798b456d.html