Blog Page Title

Tu columna vertebral, ¿debes permitir que sea operada?

La pregunta es apropiada en vista de los comentarios frecuentes entre personas no profesionales sobre los fracasos de la cirugía en la columna vertebral.

Es importante señalar que, aunque el dolor de espalda es un padecimiento común, la inmensa mayoría de pacientes con problemas de columna no requiere ninguna intervención quirúrgica, puesto que la mayor parte de los problemas dolorosos de la espalda gradualmente desaparecen con tratamiento no quirúrgico.

Estos problemas dolorosos tienen su fundamento en los cambios degenerativos de los discos intervertebrales y de las facetas articulares de la parte posterior de la columna, que pueden progresar a medida que la edad avanza. Dichos cambios degenerativos se  observan en radiografías que demuestran anormalidades características, como puntas o picos llamados “espolones” (en conjunto se llama espondilosis), y que en resonancia magnética resaltan más debido a la sensibilidad de este método diagnóstico, lo que puede llevar a sobre interpretarlos como hernia de disco debido a su prominencia, los pacientes acuden con el estudio porque les han dicho que tienen “tres hernias de disco”. Muchas de estas anormalidades de la columna no tienen correlación clínica y no causan ninguna molestia por si mismas, es decir son asintomáticas.

Cuando ocurre la hernia de disco, cervical o lumbar, comprime una raíz nerviosa y causa un síndrome neurológico característico: dolor en el brazo o en la parte posterior de la extremidad inferior (ciática) con o sin debilidad motora. Pero esta hernia de disco, por muy dolorosa que pueda ser en los días iniciales a su ocurrencia, tiende a tener una resolución espontánea ayudada con manejo médico, debido a que  los fragmentos discales ya desvitalizados se deshidratan, se reabsorben, disminuyen su volumen y dejan de presionar la raíz nerviosa; entonces el dolor cesa y puede desaparecer, en la mayoría de los casos.

Si a pesar de disminuir de volumen continúa comprimiendo la raíz nerviosa, el dolor persistirá y será necesaria la intervención quirúrgica para extirpar la hernia y eliminar la compresión de la raíz nerviosa. La cirugía será exitosa si se dirige al objetivo principal: descompresión de raíz nerviosa.

Hay proponentes de añadir a esta descompresión la fusión de la columna por medio de tornillos y barras metálicas. La explosión del mercado de herramientas para fusionar diversos segmentos de la columna, ha dado lugar en generaciones recientes a añadirla a la excisión de la hernia. En mi opinión la fusión de columna solo prolonga la cirugía y añade riesgo innecesario de infección y déficit neurológico, sin mejorar los resultados de la descompresión nerviosa en problemas de hernia de disco o de estenosis lumbar. La fusión de columna es apropiada para pacientes con inestabilidad postraumática o postinfecciosa, inestabilidad postquirúrgica, artritis reumatoide, o inestabilidad neoplásica.

El Dr. Héctor Ortegón Baqueiro es un neurocirujano certificado por el Consejo de Neurocirugía de Estados Unidos de América y posgraduado en el Instituto Neurológico de Montreal. Consultorio 114 de la Clínica de Mérida. Tel: 925 0705/ 925 3533/ 942 18 00.

– See more at: http://yucatan.com.mx/salud/tu-columna-vertebral-debes-permitir-que-sea-operada#sthash.Ql6ripoB.dpuf

About Author