Blog Page Title

México recorta más el presupuesto ante la caída de ingresos petroleros

El secretario de Hacienda de México, Luis Videgaray, durante la presentación del Proyecto de Presupuesto de la Federación 2016 en la Cámara de Diputados de México.

Infolatam/Efe
Las claves
  • El plan presupuestario para 2016, explicó Videgaray, “se ha realizado con base en una metodología” diferente a años anteriores para “revisar todos y cada uno de los programas de los proyectos de inversión de las estructuras de Gobierno a partir de sus propios méritos” y su “eficiencia y eficacia”.

El Gobierno de México profundizó en 97.000 millones de pesos (5.761 millones de dólares) el recorte al gasto para 2016, luego del “ajuste preventivo” anunciado en enero pasado y como parte de un “presupuesto austero” tras la caída de los ingresos petroleros.

Al presentar a la Cámara de Diputados el paquete económico para el ejercicio fiscal 2016, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, indicó que el documento propone un gasto neto estimado de 4 billones 746.946 millones de pesos (282.150 millones de dólares).

Explicó que el monto representa una reducción de 221.000 millones de pesos (13.127 millones de dólares), contando el ajuste de 124.300 millones de pesos (7.412 millones de dólares) anunciado en enero y aplicado en 2015. El recorte total equivale a 1,15 % del producto interno bruto (PIB).

Por otro lado, el documento propone también disminuir en 2016 el déficit público de 1,0 % del PIB a 0,5, y bajar “los requerimientos financieros del sector público de 4,1 % a 3,5 %”, detalló Videgaray.

Según el texto, los ingresos petroleros estimados para 2016 caerán un 30 % respecto al monto aprobado en la Ley de Ingresos de 2015 debido a la caída de los precios internacionales del petróleo y la reducción de la producción de crudo y de gas natural.

El plan presupuestario para 2016, explicó, “se ha realizado con base en una metodología” diferente a años anteriores para “revisar todos y cada uno de los programas de los proyectos de inversión de las estructuras de Gobierno a partir de sus propios méritos” y su “eficiencia y eficacia”.

Según el ministro, el paquete “tiene como objetivo principal, ante la circunstancia de la economía internacional, preservar la estabilidad” económica “a partir de un principio de responsabilidad y teniendo como objetivo fundamental proteger la economía de las familias mexicanas”.

Además, aclaró que fue elaborado “a partir de estimaciones macroeconómicas responsables y realistas” en materia de “proyección de crecimiento, precio del petróleo, plataforma de producción petrolera, tasa de interés, tipo de cambio y tasa de inflación”,las cuales que “son congruentes con las de los analistas de mercado”.

Así, la Secretaría de Hacienda prevé un crecimiento real del PIB en 2016 de entre 2,6 % y 3,6 % -por encima del rango de 2 a 2,8 % estimado para el cierre de 2015-, una inflación de 3 %, y una tasa de interés promedio de los Cetes (Certificados de la Tesorería) a 28 días de 4 %.

Asimismo, se estima un tipo de cambio promedio de 15,9 pesos por dólar durante 2016 y de 15,7 por dólar al final de dicho ejercicio, y un precio de 50 dólares por barril de la mezcla mexicana de crudo de exportación.

En lo relativo a los ingresos del Estado, Videgaray ratificó la decisión del Gobierno de no aumentar los impuestos existentes ni crear nuevos.

Por otro lado, reveló que el presidente Enrique Peña Nieto enviará mañana al Senado la propuesta para ratificar a Agustín Carstens como gobernador del Banco de México.

Carstens, de 57 años, fue nombrado gobernador del banco central para el periodo del 1 de enero de 2010 al 31 de diciembre de 2015 y con esta propuesta podría permanecer en el cargo otros cinco años.

Finalmente, Videgaray dijo que él mismo y los funcionarios de la Secretaría de Hacienda estarán “a las órdenes de esta soberanía para proveer la información técnica que se requiera para llevar a cabo el análisis del paquete económico” entregado este martes.

El paquete fue recibido por el presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano, quien expresó su confianza en que haya una interacción con la Secretaría de Hacienda para lograr un diálogo constructivo sobre la propuesta económica para 2016.

“Un diálogo constructivo que enriquezca y abunde en la información que se requiera y que ayude a tomar las mejores decisiones”, declaró el legislador del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Dijo que los documentos que componen el paquete se turnarán a las instancias correspondientes de la Cámara de Diputados y al Senado a fin de llevar a cabo su análisis.

La Ley de Ingresos debe ser aprobada como máximo el 20 de octubre, mientras que el Presupuesto de Egresos tiene como plazo el 15 de noviembre.