Blog Page Title

El Papa y obispos analizan las amenazas de la familia católica

La familia está herida, vive en una  sociedad egoísta y consumista que alimenta a una masa de hombres y mujeres solos e infelices. Son las palabras de Francisco, el papa latinoamericano que abrió el Sínodo de Obispos con una misa masiva, mientras otros miles de fieles permanecían en vigilia en la Plaza San Pedro del Vaticano.

Desde ayer el Sínodo de la Familia reúne a obispos de 46 países del mundo, además de 17 matrimonios, para afrontar lo que llaman “las emergencias de la vida familiar católica”. En la primera intervención el Papa condenó 3 males de la globalización: la soledad, la que llamó la crisis de los jóvenes de hoy, la falta de fidelidad y el poco compromiso para formar un hogar.

Sobre el primer punto dijo: “vivimos en una paradoja, vemos tantas casas de lujo y edificios de gran altura, pero menos calor de hogar y de familia; muchos proyectos ambiciosos, pero poco tiempo para vivir lo que se ha logrado; tantos medios sofisticados de diversión, pero cada vez más un profundo vacío en el corazón”.

La homilía del representante máximo del catolicismo fustigó contra el egoísmo actual y la esclavitud al dinero. Nuevamente en las palabras de Francisco apareció el tema del consumismo.

También se refirió al aborto, diciendo: “parecería que las sociedades más avanzadas son precisamente las que tienen el porcentaje más bajo de tasa de natalidad y el mayor promedio de abortos, de divorcios, de suicidios y de contaminación ambiental y social”.

Para Francisco, lo que necesita la sociedad es el amor, eso sí entre hombre y mujer, no habló de familias diversas. El “sueño de Dios para su criatura predilecta” es “verla realizada en la unión de amor entre hombre y mujer”, dijo citando un capítulo del Evangelio según San Marcos.

Habló además de la indisolubilidad del matrimonio, indicando que el fin de la vida conyugal no es solo vivir juntos, sino “amarse para siempre”. Bélgica tiene la tasa de divorcios más alta con el 70%, seguido de Checa, Hungría, Portugal y España con el 60%, según una división de la ONU.

En Ecuador, en 9 años los divorcios aumentaron el 87,7%.

En el primer día del Sínodo, el Papa también rechazó los deseos actuales de los jóvenes que no buscan casarse sino “correr tras los placeres de la carne”.  El nuevo Sínodo de la Familia ha suscitado la atención y expectativa entre comunidades excluidas tradicionalmente por la Iglesia: los divorciados y los hogares o padres GLBTI.

Los obispos leerán sus propuestas en reuniones privadas en el Vaticano. Las conclusiones estarán listas el próximo 19 de octubre. (I)

Krzysztof  Charamsa desafía a la Iglesia

El segundo Sínodo de Obispos católicos para analizar los problemas de la familia moderna se desarrolla bajo fuerte presión mediática después de que el sacerdote polaco Krzysztof Charamsa, de 43 años, declarara en rueda de prensa su homosexualidad y presentara a su pareja.

El sacerdote desde 2003 pertenece a la Congregación para la Doctrina de la Fe y, hasta el sábado, era secretario adjunto de la Comisión Teológica Internacional del Vaticano y profesor en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

Hace tres semanas, el cura dio una entrevista radial en Barcelona donde señaló que las personas tienen falsos estereotipos del siglo pasado los homosexuales, las lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales.

Krzysztof llamó a la Iglesia a despertar y que dejé de perseguir a los inocentes. (I)

En España abren ‘juicio canónico’ por abuso

El papa Francisco ordenó un “juicio canónico” por supuestos abusos sexuales a un menor de edad, hecho que ocurrió entre 2008 y 2010 por un exprofesor de un colegio del Opus Dei en España.

El diario español El Mundo publicó una carta manuscrita que sería del papa Francisco, fechada en diciembre de 2014, en respuesta a los padres de la supuesta víctima después de que le enviaran la documentación del caso.

En la carta, el Papa señala que informaría a la Congregación para la Doctrina de la Fe y que abriría un ‘juicio canónico’ contra el profesor y el colegio, “pero sin molestar al niño”.

El colegio Gaztelueta, mediante un comunicado, indica que no tiene ninguna noticia de “las conclusiones de esta investigación”, pero han subrayado: “Todo lo que venga del Santo Padre será muy bien atendido”.

Según la denuncia que hicieron pública los padres en enero de 2013, los hechos sucedieron en los cursos escolares de 2008-2009 y 2009-2010, cuando el adolescente tenía 12-13 años y estaba en primer y segundo curso de educación secundaria. Los abusos eran de 4 a 5 veces a la semana en sesiones, que duraban unos 50 minutos, y le mostraba fotos de chicas desnudas.

En su última visita a Estados Unidos, Francisco comunicó a los obispos: “los crímenes, los pecados de abusos sexuales a menores no pueden mantenerse en secreto más tiempo”. (I)

http://www.telegrafo.com.ec/