Blog Page Title

Más de un centenar de muertos por tiroteos y explosiones en París

El rescate de rehenes que realizó este sábado (viernes en Ecuador) la policía en el teatro Bataclan dejó un centenar de muertos, que se suman a los por lo menos 40 que dejaron una serie de ataques en siete lugares distintos de París, ciudad en la que se vive un ambiente de temor e inseguridad.

Hombres con armas de fuego y bombas atacaron restaurantes, bares y una sala de conciertos en varias zonas de París y sus alrededores, en un hecho que el presidente Francois Hollande describió como un ataque terrorista sin precedentes.

Luego de que fue retirado del estadio debido a las explosiones, Hollande declaró estado de emergencia en todo el país -el primero en décadas- y anunció control en las fronteras francesas para evitar que los perpetradores escapen.

El metro de París fue cerrado y se ordenó a las escuelas, universidades y edificios municipales no abrir durante el sábado. Sin embargo, algunos servicios aéreos y de ferrocarriles seguirán operando.

Tras la serie de ataques simultáneos perpetrados hacia las 22:00 de Francia (16:00 de Ecuador), la alcaldía de París pidió a los habitantes que permanezcan en sus casas y la presidencia anunció que el jefe de Estado se reunía con un consejo de ministros excepcional. El mandatario canceló su viaje a la reunión de G-20 en Turquía.

Uno de los oficiales describió una “carnicería” dentro del teatro (con capacidad para 1.500 espectadores), donde se realizaba un concierto, y dijo que los atacantes habían lanzado explosivos contra los rehenes.

En ese lugar fueron abatidos tres atacantes. Un cuarto se hizo estallar cerca del Stade de France. En total, ocho terminaron muertos.

Hollande visitó la escena más sangrienta del ataque, el salón de conciertos Bataclan, y prometió que el Gobierno libraría una lucha “sin compasión” contra el terrorismo.

Las autoridades reportaron también balaceras en al menos dos restaurantes parisinos.

Además, dos explosiones resonaron alrededor del estadio, situado al norte de París, durante un partido amistoso entre las selecciones de Francia y Alemania, causando al menos cinco muertos, precisaron las fuentes. “Un hombre se hizo estallar con un cinturón de explosivos” en una calle cercana al estadio, dijo a la AFP una de esas fuentes. La otra explosión tuvo lugar cerca de un restaurante McDonald’s.

Se instalaron perímetros de seguridad y se desplegaron muchos equipos de socorro.

Aunque nadie se ha adjudicado la responsabilidad de los atentados de París, algunos expertos en terrorismo dicen que probablemente son obra del grupo extremista Estado Islámico.

De acuerdo con el Grupo de Inteligencia SITE que rastrea los sitios de extremistas, mensajes en Twitter atribuidos a partidarios de yihadistas especulaban qué grupo podría ser el responsable. Muchos usuarios expresaron su alivio de que el Estado Islámico pudiera estar detrás de la masacre.

Usaron hashtags en árabe que pueden traducirse como “París en llamas” y “Estado del Califato ataca a Francia”.

SITE indica que en las cuentas también se hicieron circular fotografías de los ataques, y un canal partidario del EI acusó a Francia de enviar cazas a bombardear Siria y dice que “hoy bebe de la misma taza”.

La noche del viernes (tarde en Ecuador), se escucharon dos explosiones afuera del estadio Stade de France.

Un reportero de The Associated Press en el estadio escuchó dos explosiones lo suficientemente fuertes para opacar el ruido de los aficionados. Se escucharon sirenas inmediatamente después, y un helicóptero sobrevoló el lugar.

Los espectadores que asistieron al amistoso salieron por tres puertas (norte, sur y oeste), según anunció la megafonía y las pantallas gigantes del recinto, tras los múltiples ataques que sufrió la capital francesa.

Según los periodistas de la AFP presentes, algunos miles de espectadores bajaron al césped para esperar indicaciones.

El presidente francés Francois Hollande y su ministro del Interior dejaron el estadio para atender la situación en desarrollo.

La radio Europe 1 reportó un nuevo tiroteo en París, esta vez en el centro comercial Les Halles.

Emilioi Macchio, de Ravenna, Italia, estaba en el bar Carillon cerca del restaurante que fue atacado, tomando una cerveza en la acerca, cuando comenzó el tiroteo. Dijo que no vio a ningún agresor ni a víctimas, pero se escondió tras una esquina y después huyó.

“Sonaba como fuegos artificiales”, dijo.

Francia ha estado en vilo desde los ataques letales perpetrados por extremistas islámicos en enero contra el semanario satírico Charlie Hebdo y contra un expendio de comida kosher en los que murieron 20 personas, incluidos tres atacantes.

El restaurante del tiroteo del viernes, Le Carillon, está en el mismo barrio general que las oficinas de Charlie Hebdo.

Los ataques aparentemente coordinados ocurren en momentos en que Francia, miembro fundador de la coalición liderada por Estados Unidos que realiza ofensivas aéreas contra militantes del Estado Islámico en Siria e Irak, se encontraba bajo alerta de posibles actos terroristas de cara a una conferencia global sobre clima que comenzará más adelante este mes. (I)

http://www.eluniverso.com/