Blog Page Title

La difusión de la información correcta ayuda a prevenir el crimen

Representantes policiales de América Latina y el Caribe buscan estrategias para comunicar mejor su trabajo.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está empeñado en cambiar los métodos con que los periodistas cubren la información que se genera del crimen.

Cómo tratar el caso de una violación, qué lenguaje utilizar cuando se genera el asesinato de una mujer, cómo evitar la revictimización de las personas, cómo restringir las opiniones y dar espacio a los hechos en los reportes, son solo unas cuantas recomendaciones de expertos en comunicación, jefes policiales y representantes judiciales reunidos por el BID.

Durante 3 días (16, 17, 18 de noviembre), en su sede de Washington, el BID reunió a exfuncionarios policiales de las ciudades de Estados Unidos, Indianápolis, Nueva York y la misma Washington, pero también a responsables de información de las policías y fiscalías de los países de América Latina y el Caribe a quienes enfrentó con los retos que una crisis de seguridad podría generar y las estrategias para proveer la información correcta a los medios.

“Esta no es la primera vez que el banco entrena a los periodistas para mejorar la cobertura de la información, pero en esta ocasión intentamos mejorar el trabajo de las personas que transmiten la información”, comenta Pablo Bachelet, especialista en comunicación del BID, en referencia a los responsables de las relaciones públicas de las policías y ministerios públicos de la región.

Bachelet considera que hay una brecha entre los periodistas y quienes les proporcionan la información. “La idea es reducir esa brecha, que el trabajo sea profesional en ambos lados”, refiere.

Dejar el sensacionalismo a un lado

Uno de los aspectos fundamentales abordado en los 3 días del taller sobre ‘Comunicación del crimen y prevención’, organizado por el BID, fue la búsqueda de métodos para crear lazos entre la Policía y la comunidad, particularmente en las zonas vulnerables.

La pregunta que el BID plantea es cómo cerrar la brecha de confianza entre las instituciones policiales y la ciudadanía. El reto está en cómo “involucrar a la comunidad (grupos de apoyo, los individuos, los grupos de protesta) como colaboradores y no como antagonistas”. Según los expertos, es ahí precisamente donde entra el papel de los medios. Para que el trabajo policial tenga éxito debe contar con el apoyo de los periodistas, refiere Bachelet.

Según los especialistas en comunicación del BID, aquí el reto lo enfrentan los responsables de la información que se transmite desde los departamentos de Policía.

En este punto, Stephen Handelman, director del Centro de Media, Crimen y Justicia de la Universidad John Jay, de Nueva York, considera que los departamentos de comunicación de las policías necesitan implementar estrategias para presentar los resultados del trabajo policial comunitario, es decir la labor de prevención del crimen, de una forma tan atractiva que eclipse la violencia.

Pablo Bachelet coincide con Handelman e insiste en que aquí la Policía tiene el reto de que el trabajo comunitario se muestre tan atractivo para los medios como podría ser un asesinato o una violación.

Pero cómo afianzar esas relaciones de confianza entre policías y comunidades cuando muchas veces no existen de ninguna manera.

Tracie Keesee, directora de la Iniciativa Nacional para el fortalecimiento de la confianza comunal de la Universidad John Jay, tiene sugerencias. Ella pone el ejemplo de la Policía de Nueva York, donde pese a la desconfianza que las minorías muestran, producto de los mediáticos casos de brutalidad policial, las organizaciones vecinales no desmayan en lograr acercamientos.

“La forma como la Policía debe mostrar su voluntad de que quiere trabajar junto a la gente es creando manuales de buenas prácticas y, sobre todo, dando seguimiento y aplicando esos manuales”, sostiene.

Keesee sugiere que una forma de mostrar voluntad es buscando alternativas a la cárcel como formas de castigo. “No todos quienes cometen errores o violan la ley merecen ir a prisión”, insiste. (I)

http://telegrafo.com.ec/