Blog Page Title

Una joven de 17 años fue atacada a machetazos

Han pasado 25 días y Dolores A. M., de 17 años, aún permanece asilada en el hospital Luis Vernaza, de Guayaquil. Su recuperación es lenta y, según su hermana María A., aún le restan varias operaciones.

Dolores, contó María, fue víctima de violencia intrafamiliar. Dijo que elconviviente Germán A. O., de 23 años, quien a su vez es primo-hermano, habría intentado matarla a machetazos.

El hecho ocurrió la madrugada del pasado 25 de octubre en el recinto Potrerito, del cantón Palestina, en la provincia del Guayas. Lorenzo A., padre de la adolescente, contó que a eso de las 06:00 le avisaron que su hija había sido herida.

Cuando acudió a la casa de Dolores la encontró inconsciente y tirada en el portal. El progenitor indicó, basado en la versión de testigos, que la adolescente llevaba dos horas en el piso. Estaba ensangrentada y mojada por la lluvia.

Enseguida, con la ayuda de parientes, la colocó en una hamaca y la embarcó en una camioneta hasta una casa de salud de Pedro Carbo, de donde la transfirieron al hospital Universitario, en Guayaquil.

María A. sostuvo que los médicos de esta casa asistencial tuvieron que derivarla al Luis Vernaza por la gravedad de las heridas. Dolores tenía diez cortes profundos en las mejillas, en la frente y en el brazo izquierdo; este había sido cortado en tres partes. “El brazo estaba sostenido por la piel, y la mandíbula se le caía a mi hermana”.

Ella contó que Dolores y su conviviente, con quien tiene un niño de año y ocho meses, estaban en una fiesta familiar, a unos cien metros de la casa, de donde se retiraron a las 03:30.

“Llegaron a la casa, pero él se regresó a la fiesta; después volvió y de la nada comenzó a agredirla. La bajó por las escaleras de la casa (de caña) y la arrastró en el piso, y ahí la macheteó; y supuestamente nadie vio nada”, indicó María.

Germán A. O. huyó del sitio y se llevó a su hijo, pero tres días después intentó dejarlo en la casa del padre de su conviviente, pero por temor se negaron a recibirlo. Luego lo dejó en la vivienda de su madre, de donde la Policía se lo llevó. (I)

http://www.eluniverso.com/