Blog Page Title

La escuela militar deberá pedir disculpas a excadete

Las Fuerzas Armadas tendrán que publicar la sentencia en su portal electrónico y en los medios de difusión oficial.

Michael Andrés Arce Méndez aceptará las disculpas públicas de las autoridades de la Escuela Superior Militar Eloy Alfaro, que deberán ofrecerlas en una ceremonia, como se dispone en la sentencia conseguida en el primer caso de un delito de odio en el país.

El joven Arce fue uno de los 5.000 aspirantes a ingresar en la escuela militar, en 2011. Al igual que 200 postulantes pasó las pruebas y entró como cadete.

Pero, el ciudadano afrodescendiente, que tenía como meta llegar a ser oficial, solo logró quedarse dos meses en el recinto militar, porque el teniente Fernando E. lo sometió a una serie de actos discriminatorios.

Colocar una piedra en su mochila y caminar hasta la cima de una colina, colmó al joven que decidió solicitar la baja voluntaria.

Esta situación fue corroborada por sus compañeros cadetes que declararon a los defensores públicos que a Arce le negaron la comida, le hacían comer en el piso, le ponían guardias extremas, le negaban el sueño, todo por su condición de afrodescendiente.

Una vez que salió de la escuela y conoció los tratos a los que fue sometido su hijo, Liliana Méndez presentó una demanda en contra del oficial en la Defensoría del Pueblo. El caso después pasó a la Fiscalía.

El Tribunal Séptimo de Garantías Penales de Pichincha dictó una sentencia absolutoria a favor del oficial Fernando E. el 27 de diciembre de 2013. La Fiscalía interpuso un recurso de apelación a la sentencia absolutoria en la Corte Provincial de Pichincha, el cual fue aceptado.

El jueves último se instaló la audiencia en el Tribunal de la Sala de la Corte Provincial de Justicia, los jueces negaron el recurso y emitieron un fallo condenatorio.

El juez en el fallo oral declaró culpable a Fernando E. del delito de odio racial contra Michael Arce, por lo que deberá cumplir 5 meses y 4 días de pena privativa de libertad.

Como reparación integral a la víctima, la escuela militar deberá pedir disculpas públicas en el marco de una ceremonia militar a Michael Arce. Además, las Fuerzas Armadas (FF.AA.) tendrán que publicar la sentencia en su portal electrónico y en sus medios de difusión oficial.

El ofendido, Michael Arce, y el sentenciado, Fernando E., recibirán tratamiento psicológico. El teniente militar Fernando E. deberá cancelar daños y perjuicios y costas procesales. “El tipo penal de odio racial fue adoptado en febrero de 1979, pero no se había aplicado hasta ahora”, indica en su cuenta de Twitter Juan Pablo Albán, defensor del joven.

El caso constituye la primera condena por odio racial en el ejército ecuatoriano, un hecho que ha sido destacado como ejemplo por analistas internacionales. (I)

http://www.telegrafo.com.ec/