Blog Page Title

Ecuador busca un modelo productivo alejado de la inseguridad jurídica

De izquierda a derecha, Claudio Vallejo, consultor jefe de Kreab; José Orihuel, redactor jefe de EXPANSIÓN en Barcelona; Miguel Calahorrano, embajador de Ecuador en España; Pablo Juantegui, consejero delegado de Telepizza; Judit Hidalgo, directora de internacionalización e inversiones de Acció; y José Luis Cabascango, jefe de la Oficina Comercial de Ecuador en España.ELENA RAMONEXPANSION

Tras el anuncio de Rafael Correa de no concurrir a las elecciones de 2017, el país se enfrenta al reto de aunar las inversiones públicas con un ambiente ‘business friendly’.

Ecuador se ha propuesto cambiar su modelo productivo basado en materias primas como el petróleo y los productos agroalimentarios, y pasar a otro donde pueda desarrollar actividades con un mayor valor añadido. Por esta razón, el Gobierno de Rafael Correa se ha enfrascado en la búsqueda de firmas extranjeras que inviertan en los sectores estratégicos de la economía ecuatoriana. Tras el anuncio del presidente de no presentarse a las elecciones de 2017, el objetivo es aunar las inversiones públicas en la economía con un ambiente business friendly.

Para ello, el Ejecutivo ha preparado una batería de incentivos a la inversión con el objetivo añadido de proporcionar una mayor seguridad jurídica a las compañías extranjeras. La inversión pública en la economía ecuatoriana se ha incrementado de manera drástica en la última década, pasando del 4,1% del PIB en 2006 al 14,5% del PIB el año pasado.

Esta mayor implicación pública en la economía ha provocado acusaciones por parte de compañías que denuncian trabas administrativas y burocráticas en su día a día en el mercado ecuatoriano. La política de Correa es clara al respecto y no contempla una mayor liberalización en sectores económicos como, por ejemplo, el eléctrico.

Incentivos a la inversión

Aún así, el Ejecutivo es consciente de la necesidad de contar con firmas extranjeras para el desarrollo del país. Las medidas que se han puesto en marcha pasan por un impuesto de la renta del 22% -uno de los más bajos de América Latina-, la firma de contratos para 15 años que pueden ser renovados por un periodo mayor, facilidades en la compra de tierras y una imposición fiscal de entre el 0% y el 5% a la salida de divisas, tanto para dividendos como para bienes con regímenes especiales a la exportación.

Con el objetivo de desatascar el complejo entramado burocrático a la hora de constituir una sociedad, el Gobierno ecuatoriano también ha puesto en marcha un programa piloto que permitirá reducir el tiempo de escritura de una empresa a tan sólo cinco días, en comparación con las 50 jornadas que hacían falta hasta hace poco tiempo.

“La estabilidad política de los últimos ocho años ha permitido que 1,5 millones de ecuatorianos salgan de la pobreza”, señaló Miguel Calahorrano, embajador de Ecuador en España, durante el foro Iberoamérica Empresarial, que organiza EXPANSIÓN, y que tuvo lugar el pasado martes en Barcelona. Este encuentro contó con el patrocinio principal de Ontier y con el patrocinio especial de la Embajada de Ecuador en España y de Pro Ecuador. Además, la Generalitat colaboró a través de Acció.

Lo cierto es que Ecuador ha pasado de una tasa de pobreza del 37,6% en 2006, a una del 22,5% el año pasado. A esta reducción han contribuido las políticas en educación y sanidad. El Gobierno ha decidido unificar la enseñanza y desde hace tres años se han eliminado más de 140 institutos y 14 universidades en manos privadas. Esta iniciativa ha tenido como objetivo acabar con las “universidades garaje”, pequeños centros educativos sin una suficiente acreditación para la docencia.

Además, se ha potenciado un programa de intercambio para formar a estudiantes ecuatorianos en universidades de otros países. Este plan ya cuenta con 11.000 alumnos, 1.500 de ellos en España. El objetivo es que estos estudiantes regresen a Ecuador tras su periodo de formación y contribuyan al cambio de modelo económico.

“Ecuador produce el 60% del cacao fino de aroma del mundo”, indicó José Luis Cabascango, jefe de la Oficina Comercial de Ecuador en España. El Ejecutivo ecuatoriano pretende que no sólo se exporte cacao, sino que las industrias del sector empiecen a elaborar, por ejemplo, chocolate.

Como primer paso para cambiar la matriz productiva del país se han acometido inversiones clave en infraestruturas, como la construcción de tres nuevos aeropuertos o la mejora de 7.261 kilómetros de carreteras.

FUENTE http://www.expansion.com/latinoamerica/2015/11/30/565b336aca4741462e8b45f3.html