Blog Page Title

Oposición asegura 110 escaños en la Asamblea en Venezuela

Tras 17 años de derrotas electorales, los detractores del chavismo tomarán ahora las decisiones legislativas de Venezuela. La Mesa de la Unidad Democrática, opositora al gobierno de Maduro, deberá permanecer aliada si quiere cumplir sus promesas de campaña. La primera acción de los futuros parlamentarios será aprobar una amnistía para quienes consideran presos políticos, como el dirigente Leopoldo López.

El triunfo logrado por la oposición venezolana en las legislativas le permitiría aprobar una amnistía para sus dirigentes presos.

La coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD, derecha) aseguró 110 diputados contra 55 para el oficialismo socialista, de una Asamblea Nacional de 167 escaños, que se instalará el 5 de enero. Restan por adjudicarse 2 bancas.

¿Qué puede hacer la oposición con la mayoría calificada?

Con ese número de diputados, el bloque opositor supera los tres quintos (101 escaños) requeridos para remover ministros y al vicepresidente, así como a los integrantes del CNE (previo pronunciamiento del Tribunal Supremo de Justicia).

La MUD había asegurado en rueda de prensa el lunes haber obtenido 112 curules, que le darían la mayoría de dos tercios; una situación inédita en un parlamento que estuvo dominado por el oficialismo de izquierda desde que en 1999 llegó al poder Hugo Chávez, fallecido en 2013.

Los dos tercios permiten otorgan grandes atribuciones, como crear o suprimir comisiones permanentes, aprobar y modificar leyes orgánicas, someter a referendo tratados internacionales y proyectos de ley, remover a magistrados del TSJ, designar a los integrantes del CNE, aprobar proyecto de reforma constitucional y hasta buscar sacar anticipadamente al presidente del poder.

La tarea de reinventarse

Frente a esto, la oposición venezolana, que obtuvo una victoria contundente en las elecciones parlamentarias, debe “reinventarse” para hacerle frente a la crisis que atraviesa el país, informó su portavoz, Jesús Torrealba.

La coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) “tiene que reinventarse. No es lo mismo unirse para resistir, que unirse para gobernar. No es lo mismo unirse para oponerse, que unirse para legislar. Tenemos una responsabilidad inmensa. Lo que se produjo ayer fue un tsunami electoral, un voto de confianza inmenso, pero una cosa es un voto de confianza y otra distinta es un cheque en blanco”, señaló.

Afónico tras la larga jornada que culminó en la madrugada de ayer, Torrealba expresó a través del canal de internet de la MUD que la oposición podrá “reconvertirse” para “hacer frente a la crisis”.

Maduro aceptó la derrota

Apenas segundos después de que el CNE anunciara los primeros resultados oficiales, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, apareció en televisión para reconocer la derrota.

“Viendo estos resultados hemos venido con nuestra moral, con nuestra ética, a reconocer estos resultados adversos, a aceptarlos y a decirle a nuestra Venezuela que ha triunfado la Constitución y la democracia”, dijo Maduro en una alocución televisiva desde el palacio presidencial de Miraflores.

El mandatario instó a sus partidarios a admitir este revés “en paz” y revisar las cosas que hay que rectificar, al tiempo que señaló que “las fuerzas revolucionarias están de pie, con la moral intacta”.

“Esto lo agarramos como una bofetada para los tiempos que nos toca actuar hacia el futuro”, subrayó Maduro, acompañado de varios de los pesos pesados del chavismo, ante quienes manifestó que “se abre una nueva etapa que va a exigir cada vez más calidad política en la estrategia y la acción frente al pueblo”.

“En Venezuela no ha triunfado la oposición,  ha triunfado circunstancialmente una contrarrevolución que ha impuesto su escenario, su guerra”, señaló Maduro, quien sin embargo llamó a los opositores a la “convivencia”.

El gobernante también exhortó a sus contradictores a “poner fin a la guerra económica”, como denomina a la crisis reflejada en la escasez de alimentos y medicinas, alta inflación y una profunda devaluación del bolívar.

“Administren muy bien ese triunfo que han obtenido y ojalá puedan ponerse en sintonía con la necesidad de que cese la guerra económica”, sostuvo.

En medio de aplausos de sus copartidarios, el jefe de Estado dijo que durante la campaña sintió que nadaba “contra la corriente”, al tiempo que afirmó que el PSUV “saldrá de esta y le abrirá nuevos caminos a la victoria para una nueva mayoría chavista”.

Venezuela, país con las mayores reservas petroleras del mundo, padece una aguda escasez de productos básicos.

Según economistas independientes, podría cerrar el año 2015 con una contracción económica de 10% y una inflación de 200%, una de las más altas del mundo. (I)

http://www.telegrafo.com.ec/