Blog Page Title

El cáncer matará a ocho millones de personas en 2016, dice UICC

Este jueves 4 de febrero se recuerda el Día Mundial contra el Cáncer, la enfermedad que más vidas cobra en el mundo y que representa una de las mayores preocupaciones y problemas financieros de la humanidad.

El cáncer matará a más de ocho millones de personas en todo el mundo este 2016, de acuerdo a estimaciones de la Unión para el Control Internacional del Cáncer (UICC), lo que equivale a casi toda la población de Nueva York.

Mientras el último Informe Mundial del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en las próximas dos décadas, la cifra anual de muertes por cáncer subirá a 22 millones.

Se espera que la mortalidad por cáncer en el continente americano aumente hasta 2,1 millones en el 2030, el doble del actual, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

“Nosotros podemos. Tú puedes”, es el lema que la OMS eligió para recordar la lucha contra el cáncer en este año, con el objetivo de llamar a toda la población a sumar esfuerzos para combatir esta enfermedad.

¿Por qué nos enfermamos de cáncer?

El cáncer es un proceso de crecimiento y diseminación incontrolados de células. Puede aparecer prácticamente en cualquier lugar del cuerpo. El tumor suele invadir el tejido circundante y puede provocar metástasis en puntos distantes del organismo, detalla la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los cánceres más mortiferos son los de pulmón, estómago, hígado, colon y mama; y la incidencia de un tipo y otro varía entre hombre y mujeres.

Aproximadamente un 30% de las muertes se deben a cinco factores de riesgo que están relacionados con hábitos de vida y de alimentación: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol.

Fumar es el factor de riesgo más importante y la causa del 22% de las muertes mundiales por cáncer y el 71% por cáncer de pulmón.

Alto riesgo para América del Sur

Más del 60% de los casos se concentran en África, Asia, América Central y del Sur. Esas regiones registran el 70% de las muertes a nivel global, principalmente por la falta de detección temprana de la enfermedad y el acceso a tratamientos, asegura la OMS.

Los cánceres causados por las infecciones por virus, como las hepatitis B (VHB) y C (VHC) o los papilomavirus humanos (PVH), son responsables de hasta un 20% de las muertes en los países de ingresos bajos y medios.

Aproximadamente un 70% de las muertes registradas en 2008 se produjeron en países de ingresos bajos y medios.

¿Qué ocurre en Ecuador?

Según cifras de Solca Guayaquil, en el 2013 se detectaron 3.484 casos nuevos y en el 2014, entre enero y octubre, fueron 2.587. En las mujeres prevalece el de mama, con 392; le sigue el de cuello de útero con 259; y en los hombres, el de próstata lidera con 143 y el de estómago afectó a 97.

¿Qué hacer?

La UICC pide a las personas asumir responsabilidad reduciendo su propio riesgo de cáncer. “Medidas sencillas como dejar de fumar, comer menos carne roja y procesada, hacer ejercicio regularmente y reducir el consumo de alcohol pueden extender una vida saludable, y deben verse como la primera línea de defensa contra el cáncer y otras enfermedades no transmisibles”, resalta.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, amplió su mensaje desde la prevención hasta la curación y los cuidados paliativos. “Debemos esforzarnos más para acabar con las múltiples tragedias que desata el cáncer. Alrededor de una tercera parte de todos los cánceres es prevenible, y otros tipos pueden curarse con el diagnóstico y el tratamiento tempranos. Incluso cuando el cáncer está en una etapa avanzada, los pacientes deben recibir cuidados paliativos.

Más del 30% de las defunciones por cáncer podrían evitarse modificando o evitando los principales factores de riesgo, tales como:

– El consumo de tabaco
– El exceso de peso o la obesidad
– Las dietas malsanas con un consumo insuficiente de frutas y hortalizas
– La inactividad física
– El consumo de bebidas alcohólicas
– Las infecciones por PVH y VHB
– La contaminación del aire de las ciudades
– El humo generado en la vivienda por la quema de combustibles sólidos (I)

http://www.eluniverso.com/