Blog Page Title

Loncheras saludables para un nutritivo regreso a las clases

Mantener una alimentación balanceada y saludable que sostenga el ánimo y bienestar de los niños y jóvenes durante sus jornadas escolares es una de las metas diarias de los padres de familia cada vez que preparan las loncheras de sus hijos.

Para evitar que estos consuman comida chatarra durante los recreos o pasen largas horas sin alimentarse, tres especialistas en nutrición ofrecen opciones y consejos para conseguir este propósito.

La nutricionista Andrea Aguirre Baste sostiene que los alimentos que más energía le aportan a los estudiantes es la combinación perfecta de un carbohidrato con grasa de origen vegetal, proteína saludable, y vegetales orgánicos.

Una receta que Aguirre recomienda es un sánduche con pan actileche (que aporta leche, calcio y vitaminas A y D) con aguacate o mantequilla de maní, queso o jamón de pavo light. Otras variantes de este emparedado pueden ser con huevo o pechuga de pollo desmenuzado con lechuga o espinaca en tiras y rodajas finas de tomate.

“El niño en la etapa preescolar y escolar necesita la mayor cantidad de nutrientes que otros, ya que en esta etapa el desarrollo cognitivo es muy importante y necesario”, añade Aguirre.

Por ello, aconseja incluir ingredientes como cereales (barra de granola, avena en hojuelas, pan actileche), frutas (durazno, frutillas, manzana, uvas) y para hidratarse agua o jugos naturales caseros de naranja o limonadas.

Gabriela Viteri Ayala, máster en nutrición y estética, afirma que para evitar la anemia se deben adicionar alimentos ricos en hierro como atún, carne magra, pollo sin piel, sardinas, huevo, vegetales verde oscuro y cereales fortificados.

Otras fuentes de proteína son la leche, queso, yogur, leguminosas y embutidos 98% libres de grasa. Los embutidos deben limitarse a dos veces por semana, ya que son altos en sodio, sostiene.

“Un lunch debe constituir el 10% de las calorías diarias. Por ejemplo, si un hijo de 10 años tiene un requerimiento de 1.800 calorías, 180 calorías le pertenecen al snack (pequeña cantidad de alimento) de la mañana y 180 calorías al snack de la tarde”, explica Viteri.

Según la nutricionista Lorena Miranda, las loncheras de los niños deben contener tres tipos de alimentos: energéticos, formadores o constructores y reguladores o protectores. Los energéticos (pan, galletas, cereales) brindarán energía para realizar diversas actividades, dice Miranda.

Los alimentos formadores son del tipo proteico, de origen animal (queso, huevo, pollo, leche), forman el organismo y ayudan al crecimiento; y los reguladores aportan vitaminas, minerales y fibras a nuestro cuerpo, como las frutas y jugos de fruta, expone.

Miranda afirma que las bebidas recomendadas para los estudiantes son aquellas elaboradas con frutas naturales que no llevan conservantes ni aditivos extras, ya que estas nos entregan hidratos de carbono (fructosa), ácidos orgánicos, vitaminas como A y C, que contribuyen a asimilar elementos como hierro, calcio y fósforo para mejorar el sistema inmunológico, luchar contra infecciones respiratorias y ayudar al crecimiento. (I)

http://www.eluniverso.com/