Blog Page Title

Colombia: El primer cheque de US$6 millones para proteger la Amazonia colombiana

La estrategia Visión Amazonia mostró sus primeros frutos. Los gobiernos de Alemania, Noruega y Reino Unido hicieron su primer pago al Gobierno Nacional por haber cumplido con la reducción de la deforestación entre 2013 y 2014.

Hoy, en el marco de la Feria Internacional de Medio Ambiente (Fima), el viceministro de Ambiente, Pablo Vieira y los embajadores del Reino Unido, Noruega y Alemania posaron para una foto con un gran cheque de 6 millones de dólares. Como dijo Vieira, entre chiste y realidad, el cheque es la “primera cuota inicial” de la alianza de cooperación de estos tres países que desembolsarán al gobierno colombiano un total de 100 millones de dólares si el país logra reducir la tasa de deforestación en la Amazonia. (Te puede interesar: Vaca de US$100 millones para proteger los bosques colombianos).

El primer pago de 6 millones de dólares es basado en resultados derivado de la reducción de deforestación en 2013 y 2014. Y ese dinero, que es administrados por el Fondo Patrimonio Natural, se enmarca en el programa conocido como Visión Amazonia que fue presentado durante la cumbre de cambio climático en París y que busca cumplir la meta de cero deforestación neta en la Amazonía para el año 2020.

Pablo Vieira, vicemnistro de Ambiente explicó que Visión Amazonia es una iniciativa en la que “buscamos una región con baja deforestación, altas alternativas económicas, mejor calidad de vida para los pobladores y mejores beneficios globales de servicios ecosistémicos que presta la Amazonia para el planeta”. Aseguró que si no existen recursos y no se implementan acciones articuladas “vamos a perder la oportunidad de tener mas recursos para invertir en desarrollo sostenible de esta región”.(Te puede interesar: La hora de frenar la deforestación).

Por eso, a través del programa Pioneros de REDD (REM por su sigla en inglés), que funciona bajo la modalidad de pagos por resultados, los tres gobiernos se comprometieron con el desarrollo sostenible de Colombia. Como sostuvo el embajador de Noruega en Colombia durante el evento, “Es la primera vez que tres cooperantes aúnan esfuerzos para pagar por reducción de emisiones por deforestación. Este es un ejemplo de cómo las naciones trabajan conjuntamente para promover el desarrollo sostenible y actuar contra el cambio climático”. Por su parte el embajador de Reino Unido, Peter Tiger, dijo que esta alianza “es un ejemplo para el mundo”.

La Amazonía colombiana cubre un área de 45,8 millones de hectáreas o 40% del territorio nacional, pero apenas aporta el 1% al PIB nacional y en la región viven sólo 1.1 millones de personas con muy altos índices de pobreza. Su papel es fundamental en la regulación del clima a nivel global y nacional. Buena parte de nuestras fuentes de agua en la región Andina y Caribe están reguladas por la humedad de los bosques amazónicos. Esta región incluye un extenso sistema de áreas protegidas, incluyendo el Parque Nacional de la Serranía de Chiribigquete y 169 resguardos indígenas.

Como dijo Manuel Fernando Castro, subdirector territorial del Departamento Nacional de Planeación, 35 municipios de la Amazonia tienen planes de ordenamiento territorial vencidos y el 55 % de ellos no tienen información catastral. “Si no tenemos planes de ordenamiento no podemos resolver los problemas fundamentales en su estructura, seguiremos abordando el tema con soluciones paños de agua tibia y no con soluciones de largo plazo”, afirmó. No obstante, dijo que este es un problema histórico, pero que este gobierno lo tiene claro y en la mira. (Lee también: ¿Cumpliremos con la meta de cero deforestación para el 2020?).

Si esta estrategia es exitosa, se evitará la emisión de millones de toneladas de carbono a la atmósfera, se logrará preservar los bosques y mantener la regulación hídrica y climática del país y se contribuirá de manera importante con la del mundo, se preservará un verdadero corredor biológico entre la región de la Amazonía y los Andes.

Luz Marina Mantilla, directora del Instituto de Investigaciones Científicas de la Amazonia (Sinchi), fue enfática en decir que uno de los elementos claves para cumplirle a los gobiernos extranjeros es evitar la expansión de la frontera agrícola.

No obstante, Juan Pablo Pineda, viceministro de Agricultura y Desarrollo Rural le respondió a Mantilla diciéndole que “no hay que parar la frontera, sino utilizar la que ya tenemos”. Actualmente 7.1 millones de hectáreas son utilizadas y en Colombia el potencial es de 26 millones de hectáreas, “y seguimos comiéndole a la Amazonia”, concluyó.

FUENTE EL ESPECTADOR