Blog Page Title

“Tenemos menos pobres que Alemania” y otras frases que marcaron el tema en la era K

Hay 13 millones de pobres

La paradigmática frase de Aníbal Fernández fue una de muchas expresiones durante los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner.

Argentina tiene más pobres que Alemania. Los tenía antes del cambio de Gobierno, cuando el entonces jefe de Gabinete Aníbal Fernández se paraba frente a los micrófonos para negarlo, y los tiene ahora que el INDEC, después de tres años sin cifras oficiales, confirmó que el 32,2% de los habitantes del país es pobre y el 6,3% indigente.

Mirá también: Macri: “Después de años de manipulación, hoy sabemos qué realidad nos golpea”

El tema, espinoso si los hubo durante la gestión kirchnerista, dejó un tendal de frases durante los dos mandatos de Cristina Fernández de Kirchner: la del bigotón funcionario de Quilmes fue sin dudas una de las más disparatadas.

“La prioridad será la lucha contra la pobreza y la desocupación”, fue el primer título que dejó al ganar la presidencia. No fue Mauricio Macri quien lo dijo, para hablar de su consigna de campaña pobreza cero, sino Cristina Fernández de Kirchner, por entonces senadora nacional a semanas de recibir la banda presidencial de manos de su marido, Néstor Kirchner.

Por entonces el 23,4 por ciento de los argentinos estaba debajo de la línea de la pobreza en el primer semestre de 2007. CFK candidata había dicho que esos números eran “vergonzantes”, pero que había un gobierno dispuesto a combatirlo.

Mirá también: Casi 13 millones de argentinos son pobres

Años más tarde, en 2013, ya en su segundo mandato, la actitud de la Presidenta sobre el tema pobreza ya era radicalmente distinto. “Cuando uno escucha hablar de pobreza, yo los invitaría a que conocieran Haití. No hace falta llegar al país para ver la pobreza, se ve desde el avión”, lanzó durante un acto en Casa Rosada, cuando las críticas contra su gestión se multiplicaban.

Ese relato se radicalizó sobre el final del mandato K, cuando Cristina viajó en 2015 a Roma a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y afirmó que gracias a la “combinación de políticas muy fuertes y muy activas” le permitieron al país “tener un índice de pobreza por debajo del 5% y también de indigencia de 1,27%, si mal no recuerdo”.

Para entonces, el INDEC ya había dejado de informar cuántos pobres había en la Argentina, hecho que le disparó una denuncia de Elisa Carrió y la Coalición Cívica contra la presidenta CFK y su ministro Axel Kicillof, por la “desaparición social” de los pobres.

Carrió denunció en 2014 la "desaparición social" de los pobres y acusó por ello a Cristina Kirchner y Kicillof.

Carrió denunció en 2014 la “desaparición social” de los pobres y acusó por ello a Cristina Kirchner y Kicillof.

Fue en 2014 cuando “Lilita” acudió a los Tribunales para acusar al Gobierno. “Los pobres en nuestro país son desaparecidos sociales, el Estado no los reconoce y ha decidido negarlos”, dijo. “La década ganada nos deja millones de pobres que el kirchnerismo decide ocultar porque no les interesa terminar con la pobreza, sólo quieren usar a los pobres para mantener el poder”, arremetió la diputada, enrolada ese año en el Frente UNEN.

La causa terminó como muchas durante la década K: fue asignado al juez Sebastián Casanello y al fiscal Gerardo Di Massi, que lo archivaron por inexistencia de delito.

Mirá también: El impacto del cambio de régimen

En marzo de 2015, Axel Kicillof, por entonces ministro de Economía, había dejado otra frase destinada a quedar grabada en el recuerdo. “No sé cuántos pobres hay, es una pregunta complicada”, manifestó en radio.

“No se puede creer que digan que la pobreza creció”, dijo y, acto seguido, al ser consultado sobre el número real de personas pobres, agregó: “Es una pregunta complicada. No lo sé. No tengo el número. Últimamente me parece que es una medida estigmatizante”.

En otra entrevista fue más allá: “Definir si un número más o menos me define cuál es la cantidad de pobres… no es la tarea del Gobierno la cantidad. La tarea del Gobierno es ocuparse del hombre y de la mujer de carne y huesos con sus hijos, de un país federal, que tiene que encontrarle respuesta a su gente”.

Mirá también: Nacer y morir pobre en la Argentina

Hubo otras frases. En una Cadena Nacional en abril de 2015, Cristina defendió su millonario patrimonio: “No está mal tener plata”, relató y aseguró que “no soy partidaria de justificar nada porque sean pobres, porque yo fui pobre”. También, ya en la campaña electoral, el candidato K tuvo un gesto llamativo y, sin querer queriendo, terminó admitiendo la manipulación en los índices de pobreza. “Yo no voy a negar ni la inflación ni la pobreza”, prometió.

Hasta el propio Guillermo Moreno, ex secretario de Comercio Interior y alma mater de la intervención del INDEC tuvo una suerte de lapsus en TV y, casi arrepentido por un breve momento, tuvo que blanquear lo evidente. “Dejamos una cantidad importante de pobres”, sostuvo en febrero de este año.

Pero no hizo un mea culpa completo: “Todo lo que sea un dígito, lo que esté por encima de 6%, representa muchos pobres”, aclaró el economista que ahora tiene una panchería con el ex general César Milani.

El racconto es extenso, tuvo sus idas y vueltas, y hasta sus arrepentidos. Aunque nadie puede quitarle a Aníbal Fernández el número 1 del ranking de frases tristemente célebres sobre pobreza. El vocero todoterreno del kirchnerismo fue más allá que nadie. Dijo que Alemania tenía más pobres que la Argentina al comparar los informes de la Statistischen Bundesamtes, organismo estadístico de ese país.

La pobreza en Alemania (Statistischen Bundesamtes)

La pobreza en Alemania (Statistischen Bundesamtes)

¿Alguien levantó la mano para decir que no era cierto el dato? Ahí están los que hacen de verdad los cálculos en el mundo”, dijo al defender el 5% de pobres informado por Cristina ante un organismo de la ONU. “Y sí [tenemos menos pobres que Alemania], aunque no te guste y te cueste aceptar. Es cuestión de meterse a la base de ellos“, recalcó.

“Vuelvo a insistir, sino no seríamos reconocidos por FAO, que no se deja engañar por números de los institutos de estadísticas de los países, sino sus propios cálculos que dicen que Argentina está debajo del 5% de pobreza”, replicó y defendió las estadísticas. “El 5% no lo hizo el INDEC, para los grandes pronunciadores que no leen ni Patoruzú, dicen y se jactan y utilizan los términos pero no saben de dónde salen los datos”.

Ese índice alemán era -y sigue siendo- 16,7%. El de Argentina, tras el sinceramiento estadístico, 32,2%. Argentina tiene más pobres que Alemania.