Blog Page Title

Walter García hace un llamado a cumplir con los compromisos asumidos en la Convención de Cambio Climático

Ecuador se pronuncia en la COP 22 para que se cumpla el Acuerdo de París, bajo el principio de responsabilidades compartidas

Este martes, 16 de noviembre de 2016, durante su intervención en el Segmento de Alto Nivel de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, COP22, el Ministro del Ambiente Walter García, en su calidad de jefe de la delegación ecuatoriana, expuso los requerimientos de los países en desarrollo para apoyar a detener el acelerado incremento de la temperatura en el planeta, las cuales se centran en tres puntos: financiamiento, transferencia de tecnología y desarrollo de capacidades.

La posición de Ecuador fue clara al poner en evidencia que “los países desarrollados generan conocimiento que se privatiza, mientras que los países en vías de desarrollo generan bienes ambientales de libre acceso. Esto es lo que Ecuador ha denominado: la paradoja del ambiente abierto y el conocimiento cerrado”.

El Ecuador demandó financiamiento, transferencia de tecnología y desarrollo de capacidades para países en desarrollo con el objetivo de frenar el aumento de la temperatura en el planeta

Resaltando la posición del país frente al Cambio Climático, el Ministro García, se refirió al reclamo climático que se articula alrededor de tres tipos de deuda: la deuda de emisión, derivada de la contaminación por los gases de efecto invernadero; la deuda de desarrollo, que demanda equiparar el acceso a ciencia y tecnología en nuestros países, y la deuda de adaptación, pues las naciones en vías de desarrollo son las más afectadas por el cambio climático. Esta deuda se traduce en pobreza, producto de la pérdida de recursos hídricos, el aumento de enfermedades, la disminución de la producción agrícola y la degradación de suelos.

Así mismo, expuso los esfuerzos realizados en el Ecuador en defensa del ambiente, como la inclusión de los derechos de la naturaleza en la Constitución, la política pública de cambio climático y el cambio de la matriz productiva y energética. El país ha trabajado para reducir y reemplazar el uso de combustibles fósiles. Actualmente, el 92% de la generación eléctrica del país proviene de fuentes renovables y se ha reducido la tasa de deforestación neta anual en 49%, en relación a las dos últimas décadas.

Las acciones realizadas en Adaptación por parte del país también son importantes, pues se han destinado cerca de USD 24 millones de fondos nacionales y de cooperación a proyectos de seguridad alimentaria, agua y fortalecimiento de capacidades en beneficio de más de un millón de personas. Todo esto, pese a que Ecuador contribuye con apenas el 0,15% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

García hizo un llamado para que se cumpla el propósito del Acuerdo de París, recalcando la necesidad de cumplir el principio de responsabilidades comunes, pero diferenciadas y lamentó que a pesar de todo lo reafirmado en el Acuerdo de París, algunos países desarrollados continúen intentando diluir sus obligaciones y compromisos asumidos en el marco de la Convención y en el Protocolo de Kioto.

En cuanto a pedidos puntuales de financiamiento, Ecuador pidió que las exigencias del Fondo Verde Climático se flexibilicen para los países en desarrollo y mostró su preocupación por la posible disolución del Fondo de Adaptación después de 2020. Además, planteó la necesidad de que se instaure un proceso reiterativo de reposiciones provenientes de fuentes públicas y no dependientes de recursos privados, alternativos o de mercados y que se considere la participación de las instituciones financieras de desarrollo multilateral y regional.

En el marco de la transparencia, Walter García enfatizó en la necesidad de que se complemente la información presentada por países desarrollados y países en desarrollo, de manera que exista una confirmación sobre la provisión y la recepción de recursos financieros.

Al final de su intervención, el Ministro del Ambiente de Ecuador hizo un llamado a velar por el cumplimiento del Acuerdo de París para mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los dos grados centígrados, respecto de los niveles pre-industriales, para asegurar la supervivencia de la vida en el planeta.