Blog Page Title

Uno de los 12 heridos en explosión de Babahoyo, con pronóstico reservado

Pensaron que era un temblor o una explosión simultánea de varios tanques de gas. Aterrada, la gente corría para todos lados. Ventanales de viviendas se rompieron y pedazos de cemento se desprendieron con el estruendo, la noche del lunes último, en el sector de la calle 10 de Agosto y 18 de Mayo.

La onda expansiva de la detonación se sintió también en la parroquia Barreiro, frente a Babahoyo. Hasta este sitio llegó un amigo de la familia Olivo Acurio para avisarles que Carlos, el hijo mayor, de 19 años, estaba entre los heridos de la explosión en la capital de la provincia de Los Ríos.

El amigo y vecino de Carlos, también de la parroquia Barreiro, murió durante la explosión de una casa de dos pisos que, según autoridades, almacenaba material pirotécnico, como pólvora, de manera clandestina.

El sistema ECU-911 indicó que además del fallecido (un joven de 23 años) resultaron 12 heridos, que fueron llevados a distintas casas de salud, y 11 viviendas afectadas, de acuerdo a la información de la Policía.

Wilson Granada, jefe policial del Distrito de Babahoyo, contó que la explosión se originó en un local que, al parecer, funcionaba como bodega ilegal de explosivos pirotécnicos. La onda expansiva fue de 200 metros. Entre los indicios constaban 10 kilos de pólvora negra.

El fallecido fue identificado como Carlos Daniel Martillo Pacheco, de 23 años. Se lo encontró entre los escombros con las extremidades inferiores mutiladas. Unidades de la Policía y otras dependencias, como Fiscalía, realizaban ayer las investigaciones para conocer qué habría originado la explosión.

Carlos Olivo, el otro herido, fue trasladado de urgencia a Guayaquil, al hospital Luis Vernaza de la Junta de Beneficencia. Él tiene el 70% del cuerpo quemado y su pronóstico hasta ayer era reservado, ya que su estado de salud era muy grave, dijo Fernando Quintana, médico y jefe de la Unidad de Quemados del Vernaza.

Su mamá, Rosa Acurio, de 36 años, contó que el joven había ido a trabajar de manera ocasional a un almacén de bisutería en Babahoyo y que al parecer su hijo con el amigo fueron a las bodegas del local, donde ocurrió la tragedia.

Ricardo Beltrán, coordinador zonal de Salud, dijo que tres menores de edad fueron dados de alta del hospital Martín Icaza y otros heridos fueron llevados al IESS de Babahoyo. (I)

http://www.eluniverso.com/