Blog Page Title

Rodrigo Izurieta: Si fuera por tierras, no estarían negociando por dinero su salida

 

EL UNIVERSO

Rodrigo Izurieta, presidente de la Cámara de Minería, considera que se debe señalar a los responsables de los incidentes de Morona Santiago. Luego –dice– “se puede hacer un debate pausado y racional”.

¿Cómo solucionar el conflicto en San Carlos Panantza?
No veo esto como un conflicto minero, sino como un problema de seguridad que ha sido manipulado. Estas tierras han sido propiedad privada desde hace 30 años. La empresa las compró en el 2000 y realizó sus actividades, con normalidad, hasta el 2006. Ahí se produjo la invasión de un grupo autodenominado Nankintss, que declaró que eran tierras ancestrales. La empresa intentó negociar, pero no hubo salida. Se optó por una solución judicial que tardó 10 años. En el 2011 hubo una orden de desalojo que fue suspendida y, finalmente, en el 2016 se dio la orden final.

Un desalojo con policías…
Fue un desalojo pacífico. La empresa se preparaba para labores de exploración, porque aún no se inicia la explotación. En noviembre ya hubo un ataque armado para tomarse el campamento, pero la semana pasada regresaron más preparados, con armas de mayor calibre. Ahora hay un policía muerto y siete más heridos.

Ellos insisten en que son tierras ancestrales.
Para ello se deben cumplir varios requisitos: que hayan estado en control (de la tierra) por varios años, que sean pueblos aborígenes… Pero no lo son. Solicitaron un pago en efectivo para desalojar. Si el tema fuera realmente de tierras ancestrales, no estarían negociando por dinero su salida.

¿Usted dice que alguien detrás estaría manipulando?
No sé quién, pero fueron eficaces en formar opinión pública con base a mentiras. Me sorprende cómo han propagado información falsa en redes sociales. Se ha movilizado gente incluso en la Plaza Grande.

¿A quién se quiere dañar?
Puede ser al Gobierno, a la industria…, querer mayor capital político… Pero se me hace difícil pensar que sea una acción espontánea. Tenían respuestas en las redes sociales, a los candidatos opinando sobre el tema, armas de alto calibre, bodegas para el armamento.

¿La empresa manejó el tema de manera adecuada?
Es una pregunta compleja, los hechos demuestran que algo más se pudo haber hecho. Si hay un enfrentamiento de este calibre, algo debió haber fallado. Sin embargo, la empresa tiene buenas relaciones con la comunidad.

Hay una percepción de que, por ejemplo, la relación de Lundin (Fruta del Norte) es mejor que la de Ecsa en el mismo sector (proyecto Mirador).
Si Lundin está poniendo un estándar de relaciones con la comunidad, excelente. Si a Ecsa le falta mejorar su programa, entonces debe hacerlo. Sé que hay una excelente relación de Codelco con la comunidad, en Llurimagua, al igual que SoldGold, que tiene Cascabel. Pero aun si algo ha faltado, no se justifica este ataque.

¿Cree que Acción Ecológica tuvo alguna responsabilidad?
No sé qué rol ha jugado, pero algunas de sus declaraciones son falsas. Dicen que se ha contaminado, cuando ni siquiera ha empezado la explotación y dan a entender que las mineras son responsables de la desaparición de dirigentes. Respaldamos la minería formal y abogamos por un debate despolitizado. (I)

Fueron eficaces en formar opinión pública con base en mentiras. Me sorprende cómo han propagado información falsa en redes sociales. Se ha movilizado gente incluso en la Plaza Grande.
Rodrigo Izurieta, Cámara de Minería