Blog Page Title

Separaciones y discusiones marcan últimos femicidios

En sectores periféricos de tres ciudades manabitas el amor se acabó, al menos en tres hogares. El femicidio, el asesinato de una mujer a manos de su conviviente, generó la desaparición de tres mujeres.

Estos hechos violentos se generaron en menos de 10 días. Dos de esos crímenes se dieron en menos de 72 horas, uno en Portoviejo y otro en Manta. Tras estos 3 incidentes 5 hijos quedaron huérfanos.

En lo que va del año suman cinco casos de femicidio en el país. Otros dos se registraron en Conocoto (Pichincha) y en Guayaquil (Guayas).

En la mañana del 29 de diciembre en el barrio Eddy María de Chone, Idilio Wellington Párraga Santos, de 50 años, le descargó 3 disparos a quien fue su conviviente, Cielo Jaramillo Navarrete, de 42 años.

Los vecinos recordaron que la pareja llevaba varios meses separados y que incluso Cielo estaba viviendo en Guayaquil, pero que días antes de fin de año había retornado a Chone a pasar esos días de feriado.

Después de ese hecho, el mayor de los dos hijos de Idilio y Cielo decidió hacerse cargo del menor de ellos.

La separación y retornos al hogar también marcaba la relación entre Celeste Vera Espinal, de 32 años, y José Bazurto (42), quienes residían en el sector Los Ángeles, de la parroquia Colón, en Portoviejo.

En una presunta discusión, José habría asfixiado con sus manos a Celeste. Presuntamente los dos hijos habrían observado o estado cerca en el instante del incidente. Una vecina de Celeste recordó que era una buena persona, que trabajaba pintando uñas.

Bazurto huyó de la vivienda; al día siguiente, el jueves 5 de enero, fue hallado casi inerte en un cultivo cerca de la vivienda donde se produjo el incidente.

Jaqueline Palacios, sobrina de Bazurto, indicó que su pariente había tomado un matamaleza, horas después de supuestamente haber cometido el crimen de Vera.

La muerte de Bazurto se registró cerca del mediodía de ayer y a más de su desaparición física, lo que lamentaban sus familiares era el hecho que dos niños quedaran sin padres.

Palacios dijo que su tío y Vera venían teniendo inconvenientes e incluso algunas separaciones, pero que luego de diálogos volvían, incluso en el último feriado de fin de año Vera se trasladó al cantón El Empalme, en Guayas, con el consentimiento de su tío.

“No se comprendían desde hace mucho tiempo, venían teniendo problemas”, relató consternado Palacios.

De enero a noviembre del 2016, en 16 provincias del país se registraron 80 casos de femicidio, según datos de la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos. (I)

Caso reciente
En Manta

Joven
El último hecho de sangre se registró el sábado en el barrio Santa Martha, en la vía Manta-San Mateo. Romina Cervantes, de 22 años, recibió dos heridas en su cuerpo con arma blanca. Ginger Mesías, fiscal de Manta, indicó que el presunto responsable del hecho sería el conviviente de la joven madre.

5
Hijos quedaron huérfanos por muertes de madres.

http://www.eluniverso.com/