Blog Page Title

El viento y la lluvia alteran planes para ingreso de aviones a Guayaquil

Corría el segundo tiempo del partido de Emelec y la Universidad Católica cuando la mirada del público dejó por segundos la cancha y se trasladó al cielo. La imponente silueta de un Boeing 777 de KLM volando muy cerca sobre el estadio Alberto Spencer se robó la atención de cientos de miradas.

Unos aficionados que estaban en las gradas lograron captar el momento con sus celulares. Un locutor, que en ese instante transmitía el partido, hizo una pausa a la narración para comentar el singular hecho de ese avión celeste entrando en sentido sur-norte para aterrizar en el aeropuerto José Joaquín de Olmedo. 

El ingreso de aviones aterrizando desde el sur de la ciudad es algo que ha llamado la atención en estos días de los guayaquileños, habituados a observar los ingresos de naves desde el norte, por la zona de La Puntilla.

Es que así como la llegada de la temporada invernal altera los planes de quienes conducen por las calles, el tráfico aéreo también debe ajustarse a ciertas condiciones climáticas como la intensidad del viento y las lluvias.

 

Los pilotos recurren a los aterrizajes de sur a norte cuando la dirección del viento golpea desde el norte, algo que es frecuente en el invierno.

En Guayaquil, la mayoría del año el viento sopla de sur a norte, por lo que los aviones aterrizan y despegan de norte a sur para tener el viento de cara. Pero en la época de invierno y a ciertas horas del día el viento cambia de dirección y sopla de norte a sur, por lo que los despegues y aterrizajes se hacen desde el sur.

 

“Es ahí cuando se ven los aviones desde la ciudad en sentido contrario… El ATC (torre de control) tiene ciertos parámetros para cuando (se debe) cambiar el sentido de las aproximaciones y aterrizajes”, explica un piloto comercial de una aerolínea que opera en la ciudad.

Según datos de la Dirección de Aviación Civil, solo el 10% de las operaciones se ejecuta con vientos que arriban desde el norte, noreste y noroeste.

La semana anterior, por ejemplo, debido a la fuerte lluvia y al cambio en la dirección e intensidad del viento, las aproximaciones y aterrizajes se realizaron por la llamada pista 3 del aeropuerto (por el lado de la av. de las Américas). Unos pilotos compartieron por redes sociales fotos y videos de esas operaciones en un día lluvioso.

Juan Carlos Villagómez, piloto y director del portal Aviación Guayaquil, sostiene que la pista 3 se activa cuando han cambiado la intensidad y la dirección del viento. Menciona que en meses como julio y septiembre también se presentan vientos fuertes que obligan al cambio de pista. (I)

http://www.eluniverso.com/