Blog Page Title

Reclamos por muertes en quirófanos durante cirugías estéticas

“Tienes que ser fuerte, no te canses”, animó Bethsabé Cornejo a una afligida Sonia Bravo, luego de que ambas expusieran ante la prensa su indignación por la supuesta falta de diligencia de la Fiscalía del Guayas respecto a las investigaciones por las muertes de sus hijas durante cirugías estéticas.

Ellas y sus familiares, más parientes de la modelo quiteña Melanie Montenegro, fallecida en diciembre pasado, se congregaron afuera del edificio público para exigir justicia, exhibiendo carteles, señalando a dos fiscales por presuntamente dilatar los casos ante presiones, o de no iniciar la instrucción fiscal o de buscar el archivo.

Cornejo era la progenitora de Catherine Cando, quien tenía 19 años cuando murió en un quirófano de Guayaquil en enero del 2015, siendo reina de Durán.

Pedro Buitrón, abogado de la familia, rechazó que el fiscal del caso pretendiera por segunda vez, dijo, el archivo, pese a la existencia, sostuvo, de al menos 15 elementos de convicción.

“Él no tenía título, la clínica no tenía permiso, las medicinas estaban caducadas…”, aseguró y manifestó que el proceso pasó a un juez del que esperaban que no decida el archivo.

“En su informe, (el fiscal) dice que prácticamente ella se mató”, fustigó Buitrón.

Señaló que llevarán el caso a instancias internacionales.

La mamá de Catherine descargó su indignación gritando varias veces “fiscales corruptos”. En tanto, la otra mujer era la madre de María Isabel Alemán, de 31 años, quien según ella murió “desangrada” en un quirófano en junio del 2016.

Héctor Vanegas, en representación legal de la familia de María Isabel, cuestionó que transcurrido ocho meses supuestamente no ha habido mayores avances en las investigaciones. “¿(La Fiscalía) Quieren que nos olvidemos?, ¡No!”, reclamó y aseguró que el agente del caso no ha iniciado una instrucción fiscal por la muerte de quien era la única hija de Sonia Bravo, de 69 años.

Vanegas refirió que la Fiscalía desoye el reclamo de los familiares y sostuvo que conocía de al menos 30 casos de mujeres con secuelas luego de someterse a cirugías estéticas.

La institución sí ha iniciado la indagación previa.

Melanie Montenegro, la tercera víctima, era quiteña y murió a los 22 años, en Guayaquil. Vanegas también representa a la familia.

Los dos fiscales aludidos, Marcos Escobar (él lleva dos casos) y Tania Gualoto, se encontraban en su despacho en el momento del plantón protagonizado por familiares de las tres jóvenes muertas durante cirugías. Ambos fueron requeridos por la prensa para que ofrezcan su postura. A través de asistentes, él dijo que el pronunciamiento compete al Departamento de Comunicación de la Fiscalía; ella, que no podía hablar del caso porque está en investigación. (I)

http://www.eluniverso.com/