Blog Page Title

La ATM busca la máxima pena para agresores de sus agentes

Su nariz permanece cubierta con esparadrapo. Por el ataque del que fue víctima la semana pasada sufrió lesiones en el tabique, lo que derivó en una reciente intervención quirúrgica. Érick B., el agente de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) agredido por dos hombres, está con descanso médico de nueve a 40 días.

A pesar de aquello ayer, luego de cuatro días del suceso que se registró en las calles Rumichaca y 10 de Agosto, el joven agente estuvo presente en la rueda de prensa que ofreció la institución para anunciar las medidas que tomará respecto a este quinto caso de agresión a sus uniformados en las calles, desde que asumió la competencia del tránsito en la ciudad.

Hernán Ulloa, abogado contratado por la ATM para llevar la causa, señaló que el propósito es que a los dos agresores, contra quienes se dictó prisión preventiva, se les aplique una pena máxima de dos años ocho meses por el delito de ataque o resistencia fijado en el Código Orgánico Integral Penal (COIP).

De acuerdo con el primer inciso del artículo 283 de dicha normativa legal, ese delito se sanciona con pena privativa de libertad que va desde los seis meses hasta los dos años.

Sin embargo, Ulloa sostuvo que como el ataque al agente civil fue por la espalda, a traición, eso constituye un agravante que generaría que la pena aumentara en un tercio.

“Vamos a estar preocupados por generar un precedente jurídico, para que aquellas personas que pretendan ofender a la autoridad de los agentes de tránsito municipales lo piensen dos veces”, refirió el jurista.

Según un video que circula en redes sociales, los dos agresores de Érick se bajaron de un bus cuando él detuvo el vehículo porque el conductor se salió del carril derecho delimitado con conos, en Rumichaca.

En ese instante, uno de ellos le dio un golpe en la nariz y el otro lo empujó.

Ulloa manifestó que en los otros cuatro casos de agresiones a agentes civiles la máxima sanción impuesta ha sido de mes y medio. La mínima penalidad ha sido de tres días.

El primer caso de agresión que se hizo público se registró el 8 de marzo del año pasado, en el Día Internacional de la Mujer. La víctima fue justamente una dama. A los tres días hubo un nuevo suceso, pero con un agente.

Los otros dos incidentes ocurrieron entre octubre y noviembre del 2016.

El general Luis Lalama, director de operaciones de la ATM, consideró necesario que se implementen reformas legales para evitar la agresión de los agentes. Sin embargo, descartó que por ahora sea conveniente dotar a los vigilantes con gases lacrimógenos o toletes.

Más bien llamó a la ciudadanía a respetar la autoridad de los agentes quienes, dijo, están al servicio de la comunidad.

Entre lágrimas, Jenny P., madre de Érick, pidió que al agresor del agente se le aplique una sanción ejemplificadora. (I)

La ciudadanía conoce que ellos (agentes) en el ejercicio de su profesión son preventivos más que sancionadores. Todo eso implica que la ATM tenga el respaldo de la ciudadanía.
Hernán Ulloa, defensor de agente

El llamado es efectivamente a la ciudadanía, que respeten. Nosotros como agentes de tránsito estamos al servicio de la ciudadanía, el servicio es para ellos.
Luis Lalama, director de operaciones

http://www.eluniverso.com/