Blog Page Title

Ministra Espinosa no coincide con Rafael Correa sobre ayuda de ONU

María Fernanda Espinosa, ministra de Relaciones Exteriores e integrante del nuevo Frente de Transparencia y Lucha contra la Corrupción, dijo ayer que acudir a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para pedir cooperación es como “venir a nuestra casa y, sobre todo, venir como ha venido el Ecuador, a proponer una agenda de cooperación…”.

Espinosa hizo estas declaraciones a la agencia de noticias estatal Andes, desde los Estados Unidos, adonde viajó para reunirse con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

En la entrevista con Andes, la ministra deja entrever que no comparte el criterio del expresidente de la República Rafael Correa, quien en un editorial publicado por el diario El Telégrafo aseguró que pedir cooperación de la ONU es claudicar “en lo avanzado todos estos años en cuanto a institucionalidad y soberanía se refiere…”.

 

Al contrario, María Fernanda Espinosa indicó: “Lo que estamos haciendo es reafirmar nuestro derecho soberano de hacer uso de los mecanismos de cooperación que ofrece una organización de la que somos parte. Cuidado se malinterprete de lo que se trata…”.

Recordó que Ecuador, en la ONU, lidera dos iniciativas contra la corrupción: “La una es el combate a los paraísos fiscales, (y) la negociación de un nuevo tratado que pretende normar la relación entre los estados y las transnacionales…”.

De su reunión con Guterres, manifestó que este se comprometió a impulsar los mecanismos de cooperación que requieran los estados para la lucha contra la corrupción, la cual, dijo, podría afectar el cumplimiento de los 17 objetivos de desarrollo sostenible de la agenda 2030, a los que se comprometieron los 193 estados que son parte de la ONU.

En la reunión también participó Larissa Marangoni, otra de las integrantes del frente anticorrupción.

Yo me ordené sacerdote para predicar el evangelio y perdonar, no para juzgar. Siento que no debo hacerlo (aceptar invitación de Lenín Moreno). Habrá otras personas que serán aptas para ello, pero yo no me siento para eso.
Monseñor Fausto Trávez

Mientras tanto, Fausto Trávez, arzobispo de Quito y primado de la Iglesia católica, dijo que no aceptó la invitación del Gobierno a ser parte de dicha comisión porque su labor no es juzgar. “Yo me ordené sacerdote para predicar el evangelio y perdonar, no para juzgar”.

Cree que el nuevo gobierno está haciendo los esfuerzos necesarios para estar en diálogo, tranquilos y pacíficos, y que prefiere no topar el tema de la corrupción. Sin embargo, sostuvo que se debe revelar toda la verdad. “La verdad nos hará libres, dijo Jesucristo…”. (I)

http://www.eluniverso.com/